¿Tal vez?

sequoia07-1280x720x80xX.jpg

Si mirásemos un poco hacia arriba  nuestra vida parecería más interesante. Cuantas cosas nos perdemos por estar solamente mirando hacia el suelo o teniendo nuestros ojos clavados en la pantalla del móvil. Observar por esa ventana que se abre sobre nuestras cabezas descubrimos que cada día es único e irrepetible. Cautivos en esa complejidad de las cosas sencillas que nos hacen dudar de nuestras capacidades y nos pierden en la vorágine del “querer saber más”. Y así pasa nuestra existencia. Ahí donde muchos sueñan  todo lo que nosotros tenemos. Hemos de dejar de sentirnos amables, pacientes para con los demás y hacer lo que nos plazca para poder llegar a ser felices. Porque aunque lo tengamos todo  no dejamos de pasar por alto esa riqueza natural y emocional que está ahí y hay que aprovecharla. Descubrir a través de esa ventana y dejar que el aire nos roce la cara de vez en cuando y los rayos del sol nos deslumbren. Comparar lo que tenemos nos hará crecer cada día valorando a quienes están con nosotros a diario. La “conciencia y el buenquedismo” se convierten en armas mortales en todo tipo de amistad ya que se alimentan del compromiso pero jamás estarán junto a nosotros cuando los necesitemos. Hay que mirar hacia arriba y expandir ese acercamiento y  comprender  todo aquello que tenemos y que a veces no valoramos. La autenticidad no conoce competencia pero hay que conquistarla. Tal vez ese sea el motivo de que no seamos verdaderamente felices.

Anuncios

AL CALOR DE ESTAS FIESTAS

IMG_0140.JPG

La imaginación es todo. Es la vista preliminar  de las atracciones de la vida por venir. Tomar una decisión distinta nos puede hacer vivir una vida diferente. Hay que seguir nuestra intuición en cada momento, ella no nos traicionará jamás porque forma parte esencial de nuestra manera de ser. Quizás el año próximo volvamos a alcanzar esos sueños tan altos como los que ahora ya viven esos peluches. Todo es cuestión de deseo e ilusión. Felicidades a todos.

 

 

 

 

Un compromiso responsable

DSCF4286.JPG

Llegan las fiesta de Navidad y los regalos. Los caprichos salen a la luz y dentro de este contexto podemos incluir a los animales de compañía. ¿Es de verdad necesario hacerse con una mascota porque está de moda? Cuantos de nosotros nos echamos la mano a la cabeza al comprobar en las tiendas de animales esas reservas para hacer felices a los niños y no tan niños. ¿Somos conscientes de nuestras decisiones? La palabra en estos momentos es fundamental y la comunicación bien entendida hace milagros. No es decir no a ese sueño de alguien que quiere hacerse con una mascota. Es sencillamente hacerle ver que “una mascota es un ser vivo”. Con sus necesidades y sentimientos y no admite devolución como una mesa. Una vez que damos el paso se crea un compromiso responsable con ese animal. Las perreras están a reventar pero gusta más hacerse con ese cachorro que nos presentan en un escaparate. Desde el primer momento que esa criatura nos mira a los ojos jamás nos va a traicionar. ¿Somos conscientes de lo que hacemos? La prueba esta en que los comercios de mascotas se han convertido en “Influencers” del siglo XXI que atraen nuestra mirada sin ser del todo conscientes de ese ofrecimiento desmesurado. No cabe la menor duda de que a los animales se les debe proporcionar todo lo que necesitan y procurarles una vida sana, pero hay que pensar que el capricho de la Navidad será seguramente el estorbo de las vacaciones de verano. Ese compromiso responsable ha de hacernos adultos y conscientes de nuestras decisiones y más todavía cuando se trata de seres vivos que forman parte de nuestra familia.

Nuremberg, desde la sombra hacia la luz

ALEMANIA FINA.JPG

La ciudad alemana de Nuremberg es hoy en día la segunda  más grande de Baviera después de Münich. Durante el siglo XIII se convertiría en una gran ciudad comercial. Pero su historia se vio ensombrecida por completo en el siglo XX ya que Hitler la escogería como sede del Partido Nazi. Durante la Segunda Guerra Mundial fue la más castigada de todas teniendo que renacer de sus cenizas. Muy cerca encontramos la bonita localidad de Regensburg, también llamada Ratisbona que   viste de fiesta por estas fechas sus plazas y calles. Importante ciudad que muestra al visitante  algo nuevo, aunque en  la historia de su pasado todavía laten recuerdos imposibles de olvidar. Por estas fechas las luces vuelven a sus calles en todos estos lugares  y los mercadillos de Navidad son el punto de encuentro y de ocio para quienes las visitan.

DSC01490[845]FINA ALEMANIA.JPG

Vista panorámica junto al río y Mercadillo de Navidad de Regensburg . Josefina Fernandez

Asertividad

 

C4E46B278F8F4C4395E657366EA46827.jpg

Punta de Teno. Tenerife. María Yanes.

“Cree en ti con tanta fuerza que el mundo no pueda evitar creer en ti” Esta habilidad social y comunicativa que nos hace conocer nuestros derechos respetando los de los demás. Ese grado de madurez de cada uno de nosotros. La autoestima  frente a una falta de carácter es lo que nos hace distintos a la hora de mostrarnos tal y como somos. La manera de decir NO y algo más  nos moldea para superarnos frente a las adversidades mundanas.

Haz lo que nunca has hecho y veras lo que nunca has visto” Aprender a definir nuestra verdad, no la verdad de todos. Esa verdad que jamás nos podrá ser negada, es decir, como nos sentimos. Una vez logremos un objetivo no lo apartemos de nuestro lado. Expresarnos lo más concretamente posible y que sepamos hacerlo trasmitiendo siempre lo que queremos  mostrándolo  de una manera concisa y detallada. Hablando desde nosotros mismos siempre y manteniendo una comunicación subjetiva para describir lo que ocurrirá si  todo sigue de la misma manera. “Hechos, sentimientos, consecuencias y soluciones” son los cuatro pasos para definirnos como personas asertivas. “El éxito es lo que tú atraes por el tipo de persona en la que te conviertes”

 

 

Desde el mar a la ciudad

IMG_1016.JPG

Vino la gaviota. En ese día 13 de diciembre frío y gris. Sobre el alfeizar de la ventana se dejaba mirar y su belleza eclipsaba el entorno. Desde el mar a la ciudad con sus blancas plumas y su mirada en calma. Como si todos los días hiciese ese viaje. Sus largas patas sentían el frío mármol de la ventana en una placidez ajena  a todos pero que inspiraba ternura. Con la ciudad de Barcelona al fondo y la Plaza de Cataluña a sus pies se sintió la reina en aquella mañana fría y gris de un 13 de diciembre.

Como pompas de jabón

IMG_0995.JPG

Nuestra vida es como una pompa de jabón que salta y se mueve a merced de viento. Transparente y esquiva pero llena de luz. Una luz que estamos obligados a mantener siempre prendida ya que en la sombra las pompas de jabón se mueren. Con las pinceladas de color que el sol les proporciona viajan a través del mundo absorbiendo todo lo que pasa junto a ellas. Porque están hechas de magia igual que nuestras sensaciones que se cincelan con los altos y bajos de los acontecimientos y con las verdades que se escriben en nuestro diario. Los que no creen en ella jamás la encontrarán.

AUTENTICIDAD

BF092B5D4A9B4FE88C291A29E843970A (2).jpg

Es inherente al proceso de desarrollo. Es llegar a ser la persona para la que fuiste creado. Ser uno mismo y saber que el momento de la verdad nos hace libres. Igual que esta flor que se siente en libertad y es entonces cuando nos muestra su mayor tesoro. Esa presencia que emerge desde el agua de la fuente y por un par de días nos regala su belleza. No puede haber verdad sin autenticidad y las cosas autenticas no necesitan disfraces ni maquillajes. Las experiencias, el conocimiento y nuestra lucha por conseguir lo que de verdad deseamos son los pilares que conforman nuestra personalidad. Imagen cedida por María Yanes, Tenerife.

 

 

 

 

Cuando las nubes se abren

P1040852.JPG

Y el bosque parece despertar de su letargo el mundo vuelve a abrirnos esa ventana que permanecía cerrada.  Sin apenas darnos cuenta de ello la luz irrumpe sin pedirnos permiso en el vacío inmenso de su silencio. Ya todo nos parece verdad porque nuestros ojos ven con claridad aquello que permanecía oscuro y triste. Detrás no hay nada ya de todo aquello que nos condicionaba a cada instante con su misterio. Solamente hay un resplandor frente a nosotros que nos invita acercarnos hasta esa luz que ya forma parte de nuestra existencia. El bosque seguirá durmiendo en su sopor de invierno pero en sus ramas los pajarillos permanecerán atentos a cada nuevo amanecer.

Arte y tradición

20181205_183553.jpg20181205_183612 (1).jpg

El arte nace de la nada, de nuestro yo más íntimo y personal para luego regalarlo al mundo. La voz, las manos, son las herramientas más comunes que utilizamos para expresar eso que llevamos dentro y que queremos compartir. El arte no tiene fecha en el calendario ni tampoco edad. Es la savia que fluye hacia fuera y conforma el mundo, las culturas y las tradiciones. Estamos en época  de tradiciones  y en este taller de Sevilla se confecciona cada año el belén por las manos ilusionadas de sus aficionadas. Un lugar de encuentros, de intercambio de ideas y la intención de continuar con una tradición que hace felices a muchos de generación en generación. Fotos cedidas por Aurora Contretas.

 

Ojeadores del mar

IMG_0970

Las gaviotas descansan sobre las piedras esperando retomar nuevamente el vuelo sobre las aguas. Observan y están preparadas para escapar de la pluma de algún poeta que quiere hacer con ellas la mejor de sus poesías. Y también de  esos barcos que gustan de hacerse con su vuelo el mejor de los viajes sobre las olas. Las costas de cualquier paisaje se embellecen con su presencia haciéndonos volar con ellas sobre sus alas. El peñón de Garachico  saca su cabeza como queriendo tocar el cielo mientras las dos aves continúan su romance desde el blanco contorno de sus cuerpos.

Al latir de diciembre

IMG_0956.JPG

El mar se enamora del sol y no permite que se vaya en esta tarde diciembre. El Teide mira con cierta nostalgia esa lucha del astro rey por  no sumergirse totalmente en las aguas. Todavía no hemos atravesado la frontera del invierno y aunque las nieves ya hicieron su presentación en las cumbres la naturaleza nos regala días e extraordinaria belleza. No hay escondite en el mundo para que el día no muera porque siempre esta el mañana a la vuelta de la esquina. Morir para nacer de nuevo y eso es lo realmente hermoso. No se para el tiempo aunque intentemos detenerlo porque la exactitud de su existencia no es apreciable a la mente humana ni tampoco a los instrumentos que utilizamos para hacer que este se detenga. Igual que la fina cuchilla de una navaja nos describe los dos lados de la vida, lo mismo se nos muestra cada ocaso cuando el alba lleva milésimas de segundos gestando su renacer.