Un deleite para los sentidos

Destacado

DSCF5423.JPG

Estamos frente a la revolución de las gallinas. Se habla de todo y de una manera desmesurada. Ahora cuestionan si las pobres gallinas sufren. No nos estamos desviando muy mucho de todo lo racionalmente demostrado. Los mercados son una buena fuente de enseñanza frente a todo lo que intentamos cambiar a favor de unas ideas o de unos intereses. Y se armó el jaleo porque alguien que no tenia otra cosa mejor que hacer se le ocurrió tal cuestión. ¿Díganme ustedes si esos huevos pueden haber sido puestos por gallinas, patos, avestruces en estado de shock? El ocio es el alimento de la confusión y de las malas ideas. Cuando nuestra mente no tiene en que ocuparse hay que inventarse lo que sea para llamar la atención. Y ahora yo pregunto  la tan famosa frase ¿qué fue primero el huevo o la gallina? Ni saben ni contestan seguro. ¡De locos! No dejen nunca de visitar los mercados. Son una visita puntual en  cualquier lugar del mundo al que viajemos.

Anuncios

Cash

Destacado

euro-427530_960_720.jpg

Dinero, viene del nombre de la moneda de plata romana “denarius”, derivado del numeral diez. Todo esta basado en el dinero, pero no por eso debemos hacer de él algo insustituible para vivir. Hemos dejado a un lado nuestra razón de pensar, de gestionar, de buscar soluciones por nosotros mismos. Siempre tenemos en la cabeza ese dinero de plástico que a la larga solamente nos trae quebraderos de cabeza. Lo queremos comprar todo con dinero ¡hasta la compañía! y eso no es posible porque siempre existirán obstáculos. No podemos comprar a las personas ni tampoco el lujo y la abundancia. La belleza y el bienestar solo se consiguen con nuestra manera de hacer las cosas. Es algo innato en cada uno. Si no sabemos gestionar nuestra riqueza es mucho menos probable que sepamos gestionar nuestra vida. Ese dinero de bolsillo esta dando paso al dinero de plástico, a las computadora y a los móviles. Pero ¿qué sucede? Confiamos demasiado en ese toque de teclado que nos soluciona el momento. ¿Y detrás de todo eso? Una palabra nefasta “La deuda”. Un mundo sin efectivo es un mundo condenado a la deuda. Cuanto más confiamos en esa tarjeta, o en esa descarga de móvil, mas vulnerables nos hacemos frente al gasto compulsivo. El dinero es el resultado de un pacto social donde todos aceptamos entregar bienes a otros a cambio de símbolos monetarios. Nuestro respaldo siempre será el dinero, pero hay que saber palpar  su textura, comprobar lo que gastamos. Si no lo hacemos así nuestros ahorros quedarán en números de papel.