Olvidar problemas

Destacado

DSCF5910BARRIL .jpg

“La vida es demasiado importante como para tomársela en serio” decía Oscar Wilde (1854-1900). Vivimos en un mundo cada vez más individualista, unos políticos cada vez más ensimismados en obtener el poder y un futuro cada día más incierto.  Nos estamos tomando a la ligera muchas cosas que pasan junto a nosotros y siempre pensamos lo mismo “ya lo haré mañana, tengo tiempo”. No, el tiempo tiene caducidad como las medicinas y los alimentos. Como la vida y las ocasiones. El agua que corre por nuestras manos  siempre será agua pero no la que ahora mismo sentimos. Figurantes y figurines es lo que hoy transita por calles, y redes sociales y  cada día estamos más invadidos por ellos e indudablemente más solos. Monarcas que más que reinas son top-model. Queremos vivir en un conservadurismo social y cada día lo estropeamos más saltando esas barreras que nos hacen distintos  para así poder sentirnos mejor. En ese halo por ser más admirados se escurren multitud de  señas de identidad que a la larga ya no volverán. Lo mismo que el collar que se rompe y sus cuentas se desgranan a nuestros pies. Lo mismo que el vino que entra y nos hace ser diferentes, seguros y magníficos, pero que despues ya nada será lo mismo. No se trata solo de olvidar problemas. Significa que en cada uno de esos problemas hay un yo que se resiste a abandonarnos mientras no seamos capaces de ponernos a nuestro nivel. Y termino con otra frase de oscar Wilde que lo definiría bien “Todo aquel que es incapaz de aprender decide enseñar”

Todo en su lugar

Destacado

IMG_2101.JPGLa naturaleza por ende siempre esta distribuida concienzudamente a la hora de mostrarnos toda su belleza. Pero el hombre a veces distorsiona ese cuadro que en muchas ocasiones nos seduce al pasar. Entre sus blancas fachadas y su jardin de cactus las palmeras canarias se mecen al viento que llega desde el mar. La sociedad es un puzle que no siempre nos deja encajar sus piezas con demasiada facilidad. Lo mismo sucede con las personas que se aislan huyendo de los problemas y lo único que hacen es acrecentarlos. Todo en su lugar con opciones al cambio siempre para una mejor calidad, tanto de vida como de placer.