La naturaleza es apolítica

Destacado

Ayer salimos de casa desde esta etapa de confinamiento y parece que la naturaleza quiso recibirnos con todo su color. Mientras todavía se lucha por conseguir resutados favorables en esta lucha sin cuartel donde los políticos siguen tirándose de los pelos como salvajes, la vida nos da una nueva lección de civismo y espectacularidad. Una bocanada de aire fresco tejido a ese hilo de esperanza que en cada una de sus manifestaciones nos lo demuestra. Mientras los paseos y calles quedaron atascados de corredores y paseantes (sin urbanidad ni respeto por parte de algunos), otros prefirieron adentrarse en las zonas altas y de monte de Canarias (Pinolere) donde el silencio y la armonía reinaban a la vez que nos cubrían de ese mensaje individualizado a quienes lo contemplaron. Los núcleos de población estaban desiertos y aún así la hegemonía de la naturaleza se presentó más bonita y luminosa. Imagenes; Maria Yanes.

 

La belleza es un estado legítimo de un poema”