Ver la música

No basta con oír la música, hay que verla. Si, porque en ella están reporducidas todas las sensaciones que podemos recibir gratuitamente. Hoy en día ya muy poco se concibe desde esa palabra “gratuito”. No entra en nuestra manera de vivir ni tampoco de ser. Todo se hace por algo. Cuando de verdad encontramos a alguién que se nos da voluntariamente nos llegamos a sorprender mucho. La música es la voluptuosidad de nuestra imaginación y podemos llegar mediante su mensaje a los rincones más lejanos y escondidos que existan. Modelando nuestra manera de ser y de sentir las notas de ese pentagrama se nos muestran desde la luz de una rayo de sol, la sombra de un árbol o simplemente el caminar pausado de un caracol. Ese arte que se halla más cercano que ningun otro de las lágrimas y de los recuerdos, que no insinua al ído que sin ella la vida sería un completo error. En la soledad de ese arbusto se escriben los sonidos del tiempo que hizo que creciese. Asimismo la delicada sutileza de sus ramas abanican la sueve brisa del entorno proporcionandonos placided y éxtasis que no corresponden a nigún teorema ni a ninguna fórmula química. Y aunque si la haya su extrema belleza solapa esa búsqueda de sentído donde ese sentido se extingue por si solo. Contemplar sin reparar en definiciones es lo que la musica nos trasmite a la vez que nos revela en su sonoro silencio. Dando nombre a lo inombrarble y comunicandonos lo desconocido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s