Sones de mar

Destacado

Atreverse a caminar paralelo a los sones de mar es una tarea algo dificil porque ni el mar nos lo ofrece tan facilmente ni tampoco su música es la apropiada para nosotros. Pero estas grandiosas criaturas son, a parte de algunas pocas más, los benefactores de ese legado tan codiciado. Hemos bajado a las profundidades y hemos tratado de hacer nuestro el maravilloso mundo sin sol que lo habita. Eso sí con restricciones severas por parte de esos reinos submarinos que nada tienen que envidiadar al nuestro. Pero pensemos por un momento ¿cómo sería ese placer de poder “okupar” un paraíso como son los océanos, los mares o los lagos? No podríamos abarcar tanto porque a pesar de sentirnos muchas veces los amos del mundo no somos ni tan siquiera capaces de procurar su limpieza y conservación. El son del mar sigue presente frente a nuestras vidas pero siempre en la distancia oportuna para no ser el fiel espejo de lo que llegamos a ser capaces cuando somos incapaces de actuar racionalmente.