Inexorable

Destacado

El concepto de que la capacidad de asombro no puede ser ignorada aunque nos consideremos fríos los humanos. Inexorable la virtud de reconocer que somos diminutos misterios frente al poder de la magnificencia. Los grandes pensamientos necesitan también de grandes palabras que los envuelvan para conservar toda la esencia que los contiene porque éstas necesitan espacios para desplegar sus alas como la gaviotas. La naturaleza florece en soledad pero su sinfonía la escuchamos desde todos los rincones del mundo. Bajo nuestros pies y sobre nuestra cabeza el cielo nos proporciona esa dimencsión exacta de lo inconmensurable. Y todo lo que habita en nuestro mundo es inexorable porque nada sobra y donde el arte de ser se fundamenta en la convicción de que no hay tarea más importante que la ser nosotros mismos, en esa dirección singular y única en la que podemos desplegar a la perfección el rostro oculto de nuestra alma.

Benevolencia

Destacado

Costa norte de Tenerife

La humanidad está inmersa en ese “cambio climático ” que no está poniento las pautas a seguir de una manera mucho más tajante y dura. Hasta hace bien poco esas palabras no significaban nada pero hoy ya nos estamos apresurando a encontrar soluciones para que ese deterioro no avance tan deprisa. Y digo tan deprisa porque habrán de pasar muchos años para que ésta casa donde todos habitamos se encuentre completamente limpia. Muchas buenas intenciones que no han servido para nada y que ayer, sin ir más lejos, la benevolencia de la luna nos quiso hacer un guiño para que sepamos que ella sigue ahí, esperando que el hombre le de la oportunidad de poder manifetarse frente anosotros. No nos convirtamos en la papelera del cosmos ni tampoco en la deforestación de los bosques mediante esos descuidos de fuego que cada vez tardan más tiempo en ser controlados. Ni aún así es hombre tiene la potestad de malversar ese patrimonio que nos pertenece a todos. La naturaleza nos está suplicando atención responsable y admiración de la misma. Todo en ella es lo que conforma el mundo y las personas. En cada punto de luz se encuentran millones de mundos que a su vez propician la verdadera anatomía de la vida. Y como comenzaba este artículo, la benevolencia de la luna nos alertó anoche. A pesar de la calima que apenas la dejaba brillar y que a su vez fuimos privilegiado de encontarnos allí.

Valientes

Destacado

Todavía cuando vamos por la calle nos tropezamos con algunos balcones o escaparates donde los arcoiris siguen brillando con tanta nitidez como al principio. Estamos a meses luz desde que se declaró la pandemia y parace que el tiempo no se ha movido un ápice; seguimos igual o peor que aquel fatídico mes de marzo del 2020. ¿Qué está pasando?. Nos encontramos más perdidos que nunca y bastante màs lejanos a aquellos dibujos que salpicaban las calles con el eslogan “Todo va a salir bien” , pero ¿cuándo?. La picaresca y la mala praxis para ejecutar un plan que facilite la reduccción de contagios está falta de disciplina y reajuste. Hoy la vida nos está dando muchas lecciones pero aprovechamos muy pocas de ellas por nuestro egoísmo y falta de ética. Quizás es el momento de saber quiènes son los verdaderos valientes de toda esta contienda, nuestros mayores. Por supuesto que todos aquellos en cuyas manos depositamos nuestra salud son a los que la humanidad deberá mucho por el esfuerzo y la coordinación. Protegerlos mediante la vacuna es lo principal en estos momentos. Ellos saben muy bien a lo que se enfrentan y no han dudado ni un momento comenzar a protegerse. Pero sin lugar a dudas son ellos los más “valientes”. La esperanza que irradian sus miradas al verse protegidos para volver a abrazar a los suyos no tiene precio. Han permanecido tras los cristales de las residencias viendo pasar las horas, contemplando a los nietos que desde la calle han mandado besos a sus abuelos. Ahora el aplauso debe de ser para estos valientes que nos están dando lecciones de vida y de cooperación mientras el mundo se ensarza en conflictos políticos y en buscar esa estabilidad efímera que una vez más hemos comprobado que no existe. Y como bien diría Thoureau “El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando”. Lo demás es humo que se escurre entre nuestras manos. Preservar la vida es la acción más importante de la humanidad.

La espera

Destacado

Cuando todavía estamos serpenteando en opiniones y buscando un eje principal para consensuar los pasos a seguir, España espera. Si, espera a ese encuentro felíz con la vida y sus sonidos. Con el callejeo de sus gentes y por supuesto con la ilusión que se ha ido perdiendo poco a poco. Si bien por ineficacia o tal vez porque no sabemos muy bien el camino a tomar. Mientras esto sucede el silencio se apodera de todo y la vida se asoma a la esperanza de volver a sentir. Cuando la actitud frente a los problemas solamente la respetan unos pocos es entonces cuado se retrata a una sociedad. Sin vínculos y sin respeto haciendo de ésta un objetivo inalcanzable. La espera se despierta a nuestro lado y también cuando cae el sol y mientras los negacionistas creen estar en la verdad son ellos mismos los que se colocan las cadenas de su propia libertad.

El arte de no pensar

Destacado

Ahora que se va sintiendo ese sentimiento llamado nostalgia por los momentos vividos e intentamos que el tiempo corra más deprisa para poder hacernos con esa rutina a la que todos estábamos atados hace un año. Todos esos pedacitos de nosotros que se han ido quedando en el camino y por mucho que miremos atrás apenas logramos distinguirlos. Hay que pensar que “cada experiencia vivida con quienes han estado a nuestro lado son irrepetibles”, por tanto saber valorar lo que tenemos es sin lugar a dudas la mayor fuerza para sobrellevar los vavenes y mirar el futuro de frente. Vivir es construir futuros recuerdos de los que un día volveremos a recrear en la memoria. Acordarnos de quienes fuimos y observar ahora lo que somos es la reválida perfecta. La defensa de la dignidad y del valor de la vida, tanto antes de nacer como en las edades adultas es la primera condición para encontrar justicia y paz. Ahí donde convergen democracia y derechos humanos que actualmente vamos descubriendo entre la marea de la incertidumbre y la cinta que describe lo que vamos haciendo en cada momento. Entre esos sueños prefabricados que ahora ya muestran esa forma de aceptar que hemos fuimos víctimas de nuestro propio éxito y hemos perdido ese “arte de no pensar” para fluir en el tiempo y disfrutarlo.

Cerrando puertas…

Destacado

Cerrando puertas, abriendo heridas. Êste podría ser como elevar el telón a muchas de esas fronteras a las que el hombre, por el mero hecho de tener potestad para hacerlo se intenta para marginar y enaltecer ese signo de apoderamiento sobre sus dominios. Qué rara es esa virtud en la que todos parecemos estar de acuerdo y sin embargo cada vez estamos apartándonos de los demás. Si hay diversidad en el mundo ¿porqué hay que cuadricular ese entornos a los que pertenecen? La emigración se ha convertido en el pecado del hombre contra el hombre ya que asfixiamos a los pueblos haciendo de ellos seres insaciables en busca de futuro a costa de lo que sea. La humanidad sigue con el propósito de cercar sus dominios en un mundo que pertenece a todos. Mas mafias y los paises de grandes poderes adquisitivos conocen muy bien como escabullirse y seguir haciendo campaña frente a los que sienten la necesidad de emigrar. ¿Qué lugar del planeta no ha sido emigrante nunca? Hoy las alambradas son más altas y las replesalias màs duras. Los señores feudales siguen existiendo y la razón por la que muchos dan la vida por sobrevivir es a menudo como una victoria para los gobiernos. Cerrar puertas es hoy por hoy abrir demasiadas heridas quese irán inflamando y provocando al hombre para necesite cada vez más la urgencia de desafiar esa incertidumbre en busca de una vida mejor.

En el punto de mira

Destacado

Mientras Filomena se expandía a sus anchas por todo el territorio nacional en Canarias estábamos pendientes de poder vislumbrar la silueta del Teide con su capa de armiño. Ahí estaba esta mañana con su semblante bonachón y tranquilo haciéndonos ver una vez más que en el punto de mira siempre aparece. Hay que contentarse con los que se tiene y aqui indudablemente y sin ser pegajosos “lo tenemos casi todo”. También nos toca una parte del problema de este caos económico y sanitario. No hay que olvidar a Canarias por estar lejos ya que aquí y desde aquí nuestra vida a nivel de país podría cambiar y mucho. No somos conscientee del incalculable patrimonio natural que estas islas poseen por lo que hay que ser conscientes de ello de una vez por todas. No quiero hacer mi comentario demasiado extenso, solamente me limito a dar un toque de atención. Indudablemente sería, incluso para todo el territorio nacional, la pieza de este puzle donde todos los colores son necesarios para el progreso de una nación.

A través de la lluvia

Destacado

Dicen que la nostalgia y el recuerdo se instalan junto a nosotros cuando las avenencias de la vida cobran protagonismo. Pero a veces este misterio se suscita a través de la lágrimas cristalinas posadas sobre el cristal de nuestra ventana. Recorrer junto a esa gota de lluvia los caminos del vidrio nos pueden hacer sentir la leve sensación de que estamos volando y que en ocasiones intentamos atrapar alguno de esos momentos felices que ahora se dibujan frente a nosotros. A través de la lluvia podremos incluso escalar grandes montañas o tal vez sumergirnos en la apacible y sosegada estela de ese vinculo que nos une en el tiempo, en la distancia y porque no en los recónditos paraísos de nuestra imaginación. Tal vez no nos diga nada este lienzo salpicado de cristales redondos y fríos que como versos sueltos se espanden de manera ordenada sobre la tranparente armonía de d saber mirar a traves de la lluvia, entonces podremos llegar a la conclusion de que muchas de las páginas de nuestra vida siguen todavía en blanco.

A media voz

Destacado

En esas zonas oscuras de nosotros también existen destellos de luz. Regalar tiempo a las personas es una manera de darnos un poco a nosotros mismos. Hoy, cuando la soledad se apodera de quienes luchan por salvar vidas. A esas personas que regalan todo su tiempo a quienes más los necesitan son los legados más valiosos que el hombre puede atesorar. “No busques al amigo para matar el tiempo, búscale para vivirlo con él” (Khalil Gibran). No somos conscientes del tiempo que desperdiciamos mirando nuestro propio ombligo y no llegamos a nada en nuestra vida. Compartir palabras, gestos, detalles es una manera de dar algo de nosotros y procurar que los demás encuentren en ello la razón de que cada momentos es único e irrepetible. A media voz pronuncio hoy la palabra “compasión“, ese sentimiento humano que se manifiesta desde el contacto frente al sufrimiento de otro ser. Durante siglos la inteligencia de las personas estuvo relacionada con la lógica. Ser inteligentes era ser exitosos en la vida. Pero cuando mostramos compasión hacia los demás no solo les ayudamos a ellos sino que nos ayudamos a nosotros mismos. Vivimos unos días de locura mediática frente al consumismo y solamente algunos hacen una parada en ese momento de reflexión que nos hace recapacitar por cuantas cosas pasamos por alto. Sigilosamente repito la frase “a media voz” que no necesita de volumen ya que solamente es capaz de trascender en un sentimiento que carece de tiempo, solo es y hay que regalarlo.

2021

Destacado

La vida, ese gran misterio y también ese gran tesoro que tantas veces no sabemos ni valorar como se merece nos pone hoy en pie frente a un año nuevo que ya viene muy cargado de propósitos y de deseos. De desafíos y también de esperanzas. Una pesada carga para las pocas horas de vida que tiene este 2021 tan anhelado. Mirar hacia el horizonte sin dejar de pensar en esa valiza verde que festonea cualquier paisaje y donde el mar es una vez más el testigo silencioso de nuestro andante sendero. Hemos erradicado las ramas que nos entorpecen en el paseo para ir más ligeros y poder apreciar lo que ahora se descubre frente a nosotros. ¡Cuántas veces hemos visto el árbol y nos hemos perdido lo que había detrás!. No caben los arrepentimientos y cuando las posibilidades llegan a su límite hay que poner la marcha en otra dirección. Buen día éste para empezar algo nuevo y gratificante sin la apurada penunmbra de las sombras y los malos conceptos. Solo mirar a ese horizonte azul que parapadea tras las nubes.