Hoy la India somos todos

Destacado

Y no sólo la India, sino también muchísimos países que están dejando sus fuerzas en esta batalla contra el Covid19. Si nos paramos a mirar imágenes como estas nos comprometemos a aunar deseos positivos en esta lucha. Ningún lugar de este planeta está exento de una mirada y más aún de un reconocimiento hacia todos los que están dando la vida en ello. Muchos son los que poseen más mediosy pueden reconducir las sorpresas que cada día. Ante la belleza de la vida no existen sombras que la aminoren. Estos dos pavos reales de la India luchan por sobrevivir. Su singular presencia nos demuestra, una vez más, que frente a la desesperanza los colores de esta obra incuestionable nos ha de hacer conscientes que nuestro compromiso debe ser horizontal para todos.Hoy la India somos todos.

Mundos extraños

Destacado

Vivimos en la sociedad y sin embargo no somos capaces de distinguir lo diferente como algo que también nos incluye en ello como personas. Tratamos de almacenar cientos de tratamientos y distinciones para solapar toda esa intransigencia que cada vez más nos señala con el dedo. ¿Quién está exento de no ser responsable en un mundo al que todos debemos mucho y sin embargo muy pocos reconocen su deuda? Las incongruencias de la vida saltan al borde de nuestros pasos y de nuestras opiniones y ni aún así les damos la atención necesaria. Hoy descubrimos mundos extraños en toda esa manera de convivir y de vivir también a la hora de confesarnos frente al mundo para radicalizar nuestros pensamientos sin la más estricta disciplina de cordura y de responsabilidad. Y en toda esa global existencia de la todos dependemos y no en las mismas condiciones sabemos aferrarnos a lo que nos interesa egoistamente. Quizás en esa incongruencia de la vida esté la solucion a tanto desarraigo, solo que nos solemos mirar en el espejo demasiadas veces al día mientras que los otros ni tan siquiera pueden llegar a mirarse en ellos. Cuando arrancamos una cuerda en la guitarra la melodía queda inacabada. Lo mismo que en una sociendad donde el verdadero valor de las decisiones a veces actúa fragmentando lo que no es diferente de nosotros.

Luz de abril

Destacado

Bien distinta se nos antoja esa luz del mes de abril. A pesar de esas nubes caprichosas que intentan por todos los medios fastidiarnos la fiesta. La preciosa locura del tiempo que cada año menea su loca cabeza dejando a su paso el pólen de las flores y el vals de las abejas. No somos demasiado conscientes de la riqueza que alberga esta ópera escrita mucho más allá de las nubes y más lejana que el horizonte. Tantas son las cosas que olvidamos pero más aún las cosas que de alguna manera ignoramos entre los pasillos de nuestra agitada vida. Aunque ahora ya hemos aprendido a valorar algo más de ese pentagrama que cada año desciende sobre la nítida presencia del aire o la plateada estela de las constelaciones.

En las calles de esos jardines que ahora lucen con sus mejores galas podemos llegar a escuchar el repicar de ese tiempo acompasado que en cada primavera nos advierte de la cercana luz de abril .

El valor de las cosas

Destacado

Encontrar ese talismán es en ocasiones una tarea dificil. Siempre habrá algo que nos supere y nos reclame mayor atención. El hombre es en cierta medida un aprendiz de deseos y un infelíz por sus fracasos. Le damos demasiado valor a esas cosas que no son necesarias y que nosotros mismos las creemos imprescindibles. La envidia es un deporte muy arraigado entre las civilizaciones y desde ahí la naturaleza humana se va deteriorando poco a poco hasta hacernos totalmente infelices. Pero las pequeñas cosas siempre han estado ahí, y pasamos de largo por ellas mientras no sufrimos algún descalabro que nos hace confesarnos con nosotros mismos. Pero no todos dan valor por igual a esas pequeñas cosas porque no siempre la sensibilización hacia aquello que nos rodea carece de ese punto de cocción. Las personas altamente sensibles llegan a sufrir demasiado cuando ven la indiferencia, el desagradecimiento y el orgullo de quienes tienen el valor de creerse más. Lo pequeño existe siempre y cuando le demos la verdadera importancia que tenga. Bien sea en beneficio propio o en la sociedad. Desde ahí las pequeñas cosas son las que crean grandes maravillas.

Ahora sí toca

Destacado

Ser conscientes y dejarse de mentir. De tirar ese antifaz que nos delata al hacernos con esas frases hechas y sofisticadas que no entienden de crisis, de pandemia y sobre todo de personas. Sorprendernos sin capacidad de dar algo nuevo e innovador para así creerse más importantes. Las personas ya no tenemos ese grado de incultura que muchos piensan que aún vivimos ausentes de la realidad. Por suerte hoy se buscan respuestas aunque no siempre se encuentran donde debería de haberlas sino. tras un largo trecho de investigaciones. Los mensajeros siguen existiendo a la par de las prohibiciones pues así el mundo ha sabido lo que es y lo que se hace. Ahora sí toca ser prudentes para no caer otra vez sobre el disparate y la confusión. Se ha perdido demasiado tiempo en mirar al otro y no ser capaces de usar nuestro propio entendimiento para afrontar los avatares. En este thriller donde las cifras no son las que aparecen ni tampoco dicen lo que realmente es. Donde aún no sabemos cuando alcanzaremos esa inmunidad de rebaño mientras que el pastor no haya sido contratado todavía para dirigir a sus ovejas. Ahora es el momento de consensuar si todavía queremos que todo vaya a mejor o si por el contrario nos basta el quedarnos en silencio balbuceando la tan manida frase “yo no quiero saber nada de lo que pasa” y al rato nos desahogamos poniendo en crítica las actuaciones de aquellos que se arremangan para hacer bien poco. Hay que moverse en la medida en cada uno de nosotros seamos capaces de levantar la cabeza y mirar al frente y sin miedo si deseamos llegar a la tan ansiada “normalidad” que muchos ya ven distorisionada. Nada va a ser igual y tenemos que entenderlo. Ir salvando temporada tras temporada hará que nuestras fuerza se vayan mermando en una carrera de crónica desesperanza. Es el momento de hacer y no estar pronosticando futuros inciertos donde el emisario más peligro es el poder y la aptitud más delicada nuestra falta de conciencia firme ante todo eso que nos quieren vender. Aceptar el cambio, asumir conscientemente lo inevitable (el pasdo) sin que nuestro ánimo se turbe.

En los márgenes del mundo

Destacado

Encontrar el equilibrio es la forma más exacta de la conciencia humana

Ellos; existe un rasgo clave que podría cambiar la visión de nuestras vidas. Está claro que todos somos especiales pero ¿qué nos define?. Personas con capacidades diferentes. El denominado gen rico o gen pobre, que ya nos define a la vez que nos distancia, haciendo del mundo un lugar parcelado y al que no todos tienen acceso. Se va acrecentando el miedo, la violencia, la inseguridad y la marginación. Creamos nuestros latifundios privados en los que nos erigimos como reyes y lo que sucede tras la fortaleza parece no importarnos demasiado. ¿Dónde se encuentra el límite del mundo entonces? Vivimos en una planeta que es de toda la humanidad y sin embargo se aisla a todos aquellos que por circunstancias naturales no son aptos para la cercanía. Estoy hablando de esos lugares donde nunca ocurre nada especial y solo los ubicamos cuando sucede alguna catástrofe. Nadie se acuerda de ellos y menos ahora que el mundo se halla inmerso en una pandemia donde si sobra algo se procurará repartir con aquellos que no podrán jamás acceder a una vacuna. Existe una crisis humanitaria sin precedentes y no somos aún concientes de ello. La esperanza de vida en barrios de una misma ciudad es de 11 años. Inmersos en esta inmovilidad social que impide que los más pobres tengan posibilidades de salir de su situación nos denominamos paises desarrollados. Las colas del hambre serpentean ahora por las calles de mi ciudad y todavía los gobiernos ignorantes tratan de disfrazar una realidad que ya les estalla en la cara. La igualdad es uno de los valores más sagrados de la sociedad moderna y sin embargo es la más desigual de la historia. ¿Qué hacemos entonces? Dejar que siga fluyendo la ignorancia y la incomprensión. Que las personas no tengan el acceso a una vivienda digna, una educación equiparable y para todos por igual, una sanidad limpia y sin escollos donde se dé importancia a la vida y no al negocio. Los márgenes del mundo los tenemos aqui mismo y seguimos con nuestra arrogancia. Qué dificil es ser y que poco cuesta vanagloriarnos de nosotros mismos sin un ápice de conciencia. Y ahora me pregunto :¿qué nos define a los humanos si no somos capaces de sacudirnos ante tanta apatía y comodidad? No estamos preparados los del primer mundo para asimilar ésta batalla y encontrar puentes de unidad. Es tan dificil verse a uno mismo como mirar atrás sin volverse.

Ecuanimidad

Destacado

La relación de ayuda o apoyo que se establece entre los seres vivos y que llevan a cabo una labor en común. Poco se parece a esa realidad impuesta por quienes dicen llamarse “licenciados” y que no son incapaces de versificar ese momento de relación en el que uno siempre depende del otro. Nadie es imprescindible y por tanto todos tenemos que ser ecuánimes con nuestra particular manera de creación y de avance. La ecuanimidad es sobre todo armonía y muy poco de ella se verifica en esta sociedad opaca y a veces hasta sin sentido en la cual se marcan los lindes que a muchos hacen bien y sin embargo otros se ven anulados. Pero hay que recalcar que la ecuanimidad no es indiferencia. Es aceptar el cambio, asumir conscientemente lo inevitable sin que el ánimo se turbe. Vivir en el presente y no cruzarnos de brazos ante la tesitura de que no podemos hacer nada. Siempre se puede hacer algo cuando de verdad se desea mejorar. La inaptutud es como un veneno que corroe haciéndonos cada vez más vulnerables por lo que la supervivencia de la Humanidad depende de nuestra habilidad para no precipitarnos. La vida felíz es posible ahora y en el futuro.

Ese estado de estabilidad que no se ve perturbado por la experiencia o exposición de emociones o ansias de poder. Nos permite ver lo que es realmente importante y donde la consciencia y el conocimiento son las bases sobre las que que apoya.

A dos metros detrás de la Reina

Una historia de amor que nació hace setenta y dos años. El fallecimiento de Felipe de Edimburgo esposo de la Reina Isabel ll de Inglaterra marca un antes y un después en la historia de dicho país. Siempre caminando “a dos metros detrás de ella” como principe consorte. Toda una institución monárquica que a los ojos del mundo siempre ha sido destacada como singular. Hoy se escribirá una nueva página tras la verja del Buckingham Palace de Londres, un país que comienza su andadura fuera de Europa.

Ecología mental

Destacado

Hemos hecho nuestro el slogan “ecología” para casi todo. Los ecologistas se encuentran siempre en la cabeza del escuadrón de batalla para frenar los actos contra la naturaleza por doquier. Muchos son los que hoy todavía carecen de la información necesaria para entender esa actitud frente al mundo y que en muchas ocasiones no es tan veraz como creen demostrar. Pero sin dudarlo ya es un porcentage el que asume dicho compromiso con el medio ambiente. Pero ¿existe otro tipo de ecología que nos involucre de mayor manera y que quizás sea la raíz de muchísimas catástrofes naturales que amenazan al planeta” Si. La ecología mental”. Quizás nos suene o no porque no nos hemos cuestionado esta deficiencia. La ecología mental parte sin lugar a dudas desde nuestro comportamiento y en ella se rebozan todas aquellas actitudes que emitimos al mundo. Las semillas de violencia que nos manipulan desde nuestros instintos más profundos. A decir verdad pasan inadvertidas pero que sin lugar a dudas están ahí entre nuestros enseres personales, nuestro ocio, nuestros gustos y sobre todo nuestras relaciones con los que nos rodean. Vemos la televisión, jugamos con los viedeojuegos, creamos fantasias desde los ideales compartidos de grupos y de sectas. Nada más simple para manipularnos y sin embargo cuánto daño podemos ocasionar si no sabemos usarlos. El fundamento de toda atadura está en la carencia de una comprensión clara de unos hechos. Dicha carencia de comprensión es la raíz primera de toda formación interna.Detener esta invasión nociva que nos puede llegar a cuestionar muchos de nuestros impulsos no solo consiste en detener todo lo negativo sino también en favorecer la curación positiva. Transformar la manera de ver y de aprender de la tecnología y de la información correcta implica cambiar nuestras mentes y al transformar nuestras mentes llegaremos a cambiar nuestra situación. Toda mente es situación y toda situación es mente. Por eso es muy importante “despertar”.

Comprar el futuro

Destacado

¿Es posible pensar que podemos comprar algo que en realidad no existe? El futuro no existe, solamente lo vislumbramos según nosotros deseamos llegar a él. Hacernos los dueños y sin embargo todavía no hemos despegado del ahora. El mañana no existe todavia y nos empeñamos de comprarlo. Sabemos que el tiempo nos adiestra para llegar a ese fin que llamamos “el día de mañana” pero no lo conocemos ni nada ni nadie nos puede confirmar de su existencia. Pero todos queremos comprar el futuro y los que no tienen posibles llegan a dar la vida por él. En medio del mar o al otro lado de los desiertos. Sin importarles lo que dejan atrás porque viven en la creencia de que ese destino es el que les va a proporcionar su libertad. Muchos sin embargo tratan de comprar el futuro de quienes más necesitan de él amasando fortunas por algo incierto. Las esquinas de las oportunidaddes están ahora llenas de ilusiones, mientras que las causas de nuestros conflictos como personas en esa interminable dualidad del deseo, del corredor infinito de los opuestos que generan la envidia, la avaricia, la ambición y sobre todo el miedo. Esa sombra casi indestructible que nos acecha y nos provoca a esa búsqueda desesperada de libertad, calma y sobre todo futuro. La vida se escribe a cada segundo, sin dimensión ni forma ya que cada unos de esos segundos es bien distinto del siguiente. Solamente con la perspectiva de ser capaces de hundir nuestros pies en ella con cada paso que demos. ¿Podemos elegir?, ese es el aspecto de nuestra inteligencia.