Ahora sí toca

Ser conscientes y dejarse de mentir. De tirar ese antifaz que nos delata al hacernos con esas frases hechas y sofisticadas que no entienden de crisis, de pandemia y sobre todo de personas. Sorprendernos sin capacidad de dar algo nuevo e innovador para así creerse más importantes. Las personas ya no tenemos ese grado de incultura que muchos piensan que aún vivimos ausentes de la realidad. Por suerte hoy se buscan respuestas aunque no siempre se encuentran donde debería de haberlas sino. tras un largo trecho de investigaciones. Los mensajeros siguen existiendo a la par de las prohibiciones pues así el mundo ha sabido lo que es y lo que se hace. Ahora sí toca ser prudentes para no caer otra vez sobre el disparate y la confusión. Se ha perdido demasiado tiempo en mirar al otro y no ser capaces de usar nuestro propio entendimiento para afrontar los avatares. En este thriller donde las cifras no son las que aparecen ni tampoco dicen lo que realmente es. Donde aún no sabemos cuando alcanzaremos esa inmunidad de rebaño mientras que el pastor no haya sido contratado todavía para dirigir a sus ovejas. Ahora es el momento de consensuar si todavía queremos que todo vaya a mejor o si por el contrario nos basta el quedarnos en silencio balbuceando la tan manida frase “yo no quiero saber nada de lo que pasa” y al rato nos desahogamos poniendo en crítica las actuaciones de aquellos que se arremangan para hacer bien poco. Hay que moverse en la medida en cada uno de nosotros seamos capaces de levantar la cabeza y mirar al frente y sin miedo si deseamos llegar a la tan ansiada “normalidad” que muchos ya ven distorisionada. Nada va a ser igual y tenemos que entenderlo. Ir salvando temporada tras temporada hará que nuestras fuerza se vayan mermando en una carrera de crónica desesperanza. Es el momento de hacer y no estar pronosticando futuros inciertos donde el emisario más peligro es el poder y la aptitud más delicada nuestra falta de conciencia firme ante todo eso que nos quieren vender. Aceptar el cambio, asumir conscientemente lo inevitable (el pasdo) sin que nuestro ánimo se turbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s