Horizonte

Qué lejos se nos antoja el horizonte cuando miramos al mar. Enl la horizontalidad de sus destellos van escritas tantas cosas que si intentásemos abarcalas todas nos confundiríamos mucho más. ¿Cuál es nuestra ilusión cuando nos ponemos a mirar esa línea sin pensar en nada más? A modo de meditación consciente nos sumergimos en su entramado y nos volvemos junto a él más vulnerables porque sobre el mar no está todo dicho. Mientras la torre vigía observa, otros sin embargo intentan confeccionar a su gusto el capricho o la fantasía. Pero ese horizonte azul que nos ciega, que nos emborracha y hasta nos da sus toques de atención sigue impasible esperando nuestras reacciones. Y el futuro se escribe sobre él porque nada se cuestiona. El horizonte, ese espejo frente al cual nuestra existencia va pasando y por mucho que suban las mareas siempre estará esa mar el calma que nos haga profundizar en nuestras extrañas valorando lo que somos y hacia donde nos dirigimos. Los barcos, al llegar a ese punto azul que separa el cielo de la tierra seguirán navengando. De igual manera que el hombre irá proyectándose en cada etapa de su vida. Estamos a su merced y solamente con su referencia sabremos encontrar nuestro destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s