Cuando algo no encaja

Destacado

Las distintas situaciones de la vida conforman un abanico en el cual todo se va produciendo correlativamente. Salvo cuando el eslavón de la cadena está distorsionad y nos impide que vayamos evolucionando según lo previsto. Hoy vivimos situaciones bien diversas pero que a la larga vamos viendo la luz. Igual que este amanecer que nos indica el camino recto y en las proporciones perfectas. Hay demasiados versos sueltos en esta partida en la cual todos estamos inmersos y aunque alguno no lo vena claro o estén plenamente convencidos con su manera de actuar, por otro lado las cuentas no van saliendo como deberían de salir. Cuando algo no encaja es que algo se ha hecho mal. Voluntario o no hay una asignatura pendiente en este entramado que rueda, rueda y no halla un final. ¿Qué sucede entonces? Pues sencillamente pensamos y nos concienciamos de que se ha pasado por alto algo, con intención o sin ella, pero no cuadran las cuentas. Las limitaciones del camino nos describen muy bien el tramo que existe entre ellas porque se han colocado con un fin concreto. ¿Qué pasaría entonces si se hubiese colocado alguna atravesando el sendero para que no accediéramos al final? Cuando algo no encaja habrá que buscar el motivo pues de lo contrario nos convertiremos en cobayas para quienes hoy por hoy están decidiendo por nosotros.