Deseos

Destacado

¿Qué es el deseo?. Hacer partícipes a los demás de nuestros proyectos. Encontrar esa manera de crecer y valorar todo aquello que hemos logrado y aumentar la ilusión de quienes todavía se encuentran anclados por las circunstancias. Todos regalamos deseos y a veces no somos capaces de añadir a ese lazo azul que contiene los parabienes que queremos entregar sin hacernos una reflexión: confianza en nosotros y en los demás para que esos deseos no vayan solamente con la misiva de la superación sino con la potencial carga de ese bienestar social, armónico y desinteresado que tanta falta hace hoy en el mundo.

Punto de partida

Destacado

La fugacidad de la vida viene mostrándonos cada día lo poco que hacemos con ella y lo mucho que le exigimos. Pero la vida es mucho más que todo eso. Es el principio de todo camino en el que nos hallemos inmersos. Cada paso y cada ilusión son nuestros bastones para sugetarnos frente a los retos y las dudas. Como el arco que propicia la tensión idónea para que la flecha vaya directamente donde nos proponemos. Punto de partida que desde ahora ya vemos a lo y que tenemos que colocarnos en él para iniciar el camino. 2022 llega con pasos de gigante y todavía nos encontramos en la estrecha sombra de esa duda que ni por un momento debemos cuestionarnos a la hora de avanzar ese paso al frente y ser capaces de conquistar una senda nueva con unos proyectos nuevos. Nada es imposible si realmente creemos en nosotros mismos.

Impermanencia

Destacado

«La muerte es un enorme misterio pero de ella podemos decir dos cosas: es absolutamente cierto que moriremos y es incierto cómo y cuando moriremos.» Rimpoché. La impermanencia es un cambio al que todos tenemos entrada y la transitoriedad no da las pautas a seguir para alcanzar en cada tramo de la misma la mayor creación de nuestra vida. La naturaleza en si misma no tiene permanencia ni ser sino que se está convirtiendo y pereciendo segun su relación con el tiempo. Siempre» es un tiempo demasiado largo y para nacer primero hay que morir.

Urgencia social

Destacado

Quizás mucho de nosotros hayamos pensado ¿cuándo podremos gozar de esa libertad que no se compra ni se cuestiona? La noria que mueve hoy nuestro mundo sigue sin dejar de subir y bajar hanciendo en nuestra sociedad una mella casi irrecuperable. La tristeza viajará hoy gratis por las ciudades que, a día de hoy se convertían en bulliciosas reuniones entre familias y amigos pero solo escuchamos silencio e incertitumbre. Algunos intentan engañarse frente a la realidad que supura por todos los lados desazón, ansiedad y desconfianza porque ya se nos antoja gris la visión de un tiempo «irrecuperable» al que hemos ido dando muy poco valor. Correr por la playa respirando esa libertad que hoy es concertada con una serie de restricciones haciéndonos cada vez más vulnerables frente a las ilusiones, los proyectos y todo aquello que hasta hace escasamente dos años era nuestra razón de vida. La urgencia social no depara en clases ni tampoco en proyectos de ley. No está vinculada a ningún partido político ni tampoco a ninguna lengua. Mientras el mundo convulsiona frente a los contagios de esta pandemia otros buscarán una razón para seguir adelante ante la falta de implicación de los gobiernos. ¿Es ésta la verdadera humanidad? No, tal vez estemos frente a una emergencia sin precedentes y a la que muchos le están volviendo la cara.

Invierno

Destacado

«Nadie ha vivido en el pasado nina die viviréa el futuro sino que toda vida es unicamente el presente. El presente constituye el único patrimonio de la vida que nunca puede serle arrebatado. Es el único consuelo de la fugacidad del individuo, mientras esté ahí su voluntad de vivir» (Chopenhauer)

Comenzamos la estación de invierno y mientras el hombre se disputa un lugar preferente donde seguir dominando al mundo, otros sin embargo reflejan sus ilusiones en ese tapíz del deseo que nos conmueve y también nos aprisiona. Las dudas habrá que dejarlas atrás, que se disipen entre las blancas montañas de nieve o las ventanas de sol que desde el hemiferio sur darán la bienvenida a un nuevo año. Todo es cuestión de ver y no solo de mirar porque mientras perdemos el tiempo mirando y sacando conclusiones la vida se escapa. Hay que mover las alas y saber cuando tenemos que parar para así abrazar la vida y acogernos a cada uno de sus instantes infinitos.

Futilidad

Destacado

La fugacidad de la vida es el compromiso que todos tenemos para con ella. A veces la apreciamos tan poco que no somo lo suficientemente sensatos para darnos cuenta de que se trata del mayor legado que uno tiene. Protegerla es nuestro deber y también proteger la de los demás con nuestras acciones porque mientras no nos respetemos a nosotros imagina que podemos hacer con la de los demás. Nos sometemos a diario con la insensatez de quienes están tan vacíos interiormente que no hallamos respuesta a esas acciones que nos llevan irremediablemente a esa falta de respeto por la vida. La futilidad está hoy en día en manos de quienes a diario luchan por salvar muchas vidas y sin embargo muy pocos reconocemos esa labor. Ese tratamiento o terapia que consiste en proveer un beneficio a alguién que sufre y que tiene pocas posibilidades de recuperarse. Pero sin lugar a dudas alguno no entienden esa labor por luchar contra lo desconocido y a costa de lo que sea. No sabemos si esta sociedad tan mediática será algún día responsable de tanta locura desenfrenada a la hora de divertirse porque la vida vale mucho más que un botellón o que una descontrolada diversión que puede acabar con un final no tan felíz.

Aspiración

Destacado

La aspiración es ese deseo intenso que sentimos de conseguir una cosa que se considera muy importante. Poner ese entusiasmo, esa exaltación del ánimo por algo que nos cautiva nos hace luchar contra la desazón y la apatía que muchas veces se cruza en nuestro camino. La palabra entusiasmo viene del griego y está compuesta de 3 «En». «Theou y Asthma» y juntas significan soplo interior de Dios. Cuando nos vemos invadidos por ella somos más alegres, decididos. La mariposa ha encontrada la hoja perfecta para conseguir se aspiración; pasear sobre el agua y sentirse libre. El entusiasmo es una de las cosas más importantes de nuestra vida y sin embrago poco caso le hacemos. Siempre estamos acupados en otras cuestiones marcadas simétricamente que hacen de nuestra existencia una rutina. Ahora es el momento de comenzar a creer en todas esas aspiraciones que hemos dejado relegadas a segundo término para sacar provecho de un tiempo casi perdido pero que todavía puede ser recuperado.

Horizontes desencarnados

Destacado

Igual que el agua y el viento horadan la roca abriendo cavernas de piedra en ella el hombre sin sentimientos es capaz de superarlo. Estamos viviendo acontecimientos únicos frente a horizontes desencarnados que nos llevan hacia precipicios de violencia y sin embargo muy pocos se sienten conscientes de ello. En el callado lenguaje de las sombras que nos acompañan a cada uno de nosotros se escriben esas actitudes de enfrentamiento y deslealtad hacia los seres humanos haciendo con ello un panfleto multicolor que lo único que nos muestra es lo que se está preparando en esta sociedad esquiva. El imperativo moral del que muchos hacen alarde de poseer sin tener la menor decencia de decirlo es la vitamina que nutre a todo este entramado de miedos, fobias, ensañamiento y vulnerabilidad. La vida no consiste en lograr el bien aislado del mal, sino a pesar de él. Aspirar a algo, ese hábito de hacer que el sufrimiento y sus causas disminuyan no está registrado en nuestro anagrama diario. Crecer en sabiduría tampoco ya que son demasiados los que presumen y muy pocos los que actúan. El camino es la evolución y por tanto no está en ningún mapa. Llega a nosotros momento a momento para luego quedar atrás y desaparecer de nuestra vista. Todo es viable. Cada acción cuenta y también cada pensamiento y cada descubrir, por muy sutil que nos parezca. Crear odio es lamentable y sin embargo hoy estamos haciendo uso de él a cada momento, en aquellos que no nos apoyan y en los niños que nada más alejado de su espontaneidad ya fomentan rencillas peligrosas. En la fugacidad de la vida se halla su verdadera esencia y no hemos sido capaces de pretogerla porque continuamos dejando que la sinrazón horade nuestra vidas y también nuestro futuro.

Convicción

Destacado

Saber extraer la esencia misma de la vida nos hace crecer y hacernos mucho más seguros de nosotros mismos. Como una tabla que baila frente al viento la sociedad intenta escabullirse de una realidad tan cierta como ese sol que despunta por el mar frente a la bahía de Santa Cruz de Tenerife. Por otro lado nos amarramos la soga a la cintura intentando no ser arrastrados por los acontecimientos que bordan el diario ir y venir de los hombres sumidos en su más profunda ignorancia de no querer hacer bien las cosas. ¿A qué tememos realmente negando que un nuevo ciclo en el transcurrir de la vida ya ha parido la nueva y temerosa realidad? Pero bien, no tendríamos que aferrarnos solamente al miedo y a la incertidumbre sino más bien en dósis equilibradas de esperanza y de estímulo para no seguir cayendo en huecos sombríos de monótonas realidades. Estamos frente a un cambio al que rechazamos y del que poco sabemos, pero si no miramos de frente el reto que se nos muestra hará de nosotros puros observadores de un tiempo que pudo ser y no fuimos capaces de aceptar. Busquemos la luz de ese despertar igual que el sol se abre paso entre las ramas para que el árbol no oculte su belleza.

Actitudes presentes

Destacado

Lo que somos ahora no es lo mismo que éramos hace un rato. Quizás nos parezca que el tiempo corre demasiado deprisa y sin embargo nos aletargamos dejando pasar miles de cosas que tal vez nos harían la vida más fácil y alegre. Pero seguimos ensimismado en ese tiempo que nos atrapa y nos daña de manera increíble menguando nuestra capacidad de asombro frente a cuadros como ese o aventuras creadas y diseñadas para nosotros. Qué alejados vamos de esas actitudes presentes que se encadenan entre nuestros días y no podemos ni alcanzarlas. El hoy es mágico pero el mañana tal vez lo será más si aprovechamos el mensaje del tiempo, la sensibilidad, la curiosidad y todo aquello que lo conforma y que muy pocas veces sabemos traducir a los hechos. Todo depende de que el ahora sea bien aprovechado y el mañana constituya el marco idóneo donde guardar nuestro mágico recuerdo.

Demarcar

Destacado

Igual que el océano va demarcando la costa muchas de nuestras maneras de ser se van delineando con todo aquello que buscamos o hacemos. La vida está diseñada por la demarcación de nuestras actitudes, tanto con las personas como con la naturaleza. Estamos hechos de esa fuerza que nos conforma y nos condiciona en numeroso episodios de nuestra existencia y sin embargo jamás perdemos la esencia misma de nuestra manera de ser individual. Sin principio ni fin el mar rehúye a ser condicionado en su expansión y ubicuidad, lo mismo que la naturaleza humana que siempre trata de ser libre en su existencia haciendo de ésta la razón misma de mostrase al mundo. Por muchos diques que pongamos al mar éste seguirá su curso sin remisión porque su camino es infranqueable y su condiciíon es insustituible frente al hombre y las barreras. Querer demarcar todo aquello que es imposible sería como intentar fragmentar al universo o el crecimiento de un ser vivo. Todo fluye en la sincronía natural de las cosas y por mucho que el hombre quiera ejercer su voluntad de dominio nunca podrá conseguirlo.