Singulares

La vida nos presente a diario numerosas muestras de singular belleza que, aunque nos parezcan un tanto normal, no lo son desde el mismo instante en el cual tenemos la posibilidad de hacernos con la singularidad de sus obras. Pero eso no ocurre únicamente con el arte, la naturaleza o sencillamente con algún pasaje de nuestra vida. En ello términos diré que muchos de los pasajes de nuestra vida nos han dado la oportunidad de conocer a esas personas singulares que nos han regalado mucho de sus experiencias y de sus alegrías. Y todo ésto sucede en un mundo que a veces no somos ni capaces de entender pero sí de disgregar ese regalo encontrar en ellas lo auténtico, lo transparente y sobre todo lo humano. Pasar desapercibido frente a muchos es un don, ya que no necesitamos hacer alarde de lo que somos ni de lo que tenemos. La verdadera singularidad se expone sin palabras, solo con hechos y también con la infinita sabiduría de dar sin esperar nada a cambio. Todos hemos tenido por suerte seres especiales y únicos que se cruzaron en nuestra vida sin buscarlos pero que nos dieron tanto como lo que ahora sentimos al perderlos. No son ídolos ni tampoco campeones, lo único que compartimos fué amistad verdadera. Y hoy encontré entre mis últimas conversaciones con ella la espectacular puesta de sol que le regalaba hace unos días. Reconocer nuestras limitaciones y valorar todo aquello que los demás tienen para ofrecernos es el punto de partida del camino del crecimiento personal, pues sin humildad no es posible el verdadero aprendizaje.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s