Enriquecerse

El deporte de la humanidad es enriquecerse como sea. Ahora bien, no todos están por esa labor ya que muchos tratan de disfrutar de su trabajo sin procurarle un daño a los demás. Pero en este mundo donde la críptomonedas, los paraísos fiscales y la exhuberante demostración de poder está supurando por todas partes. Ya no existe el decoro al poder beneficiarse del mal ajeno y en virtud de aquel descalabro que sufríó la sociedad española en los momentos más duros de la pandemia nadie se cortó un pelo en hacer negocio del árbol caído. La picaresca se ha instalado en esta sociedad con muy pocos principios y no demasiados actos de humanidad. Todo lleva la coletilla de cómo sacar provecho de todo.Hemos ido gestando unos valores basados en el poder y todo evoluciona alrededor del mismo. Las guerras ya se alimentan de lo que les estamos proporcionando con nuestros negocios de armas y con todo aquello que pueda aportar beneficios. No se tiene en cuenta el daño a las personas, a las ciudades, a la vida en general y a todo aquello que nos pertenece, nos nutre y nos da equilibrio y progreso. ¡Qué ciego se está quedando el mundo frente a tanta maldad porque es incapaz de reaccionar frente al daño y a la exclusión social que le amenaza! Enriquecerse de ese modo no quiere decir crearte un imperio económico dónde no haya cabida para nadie más que tú, porque aunque estás cubierto de oro el frío metal te hará un náufrago de tu propia fortuna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s