Sintonía y tradición

La Villa de la Orotava está de fiesta. La tradición inunda sus calles y la sintonía de su esencia la hace ser una vez más singular. Las costumbres hacen a los pueblos y sus gentes son los encargados de preservarlas para siempre. Un pueblo sin tradición ni costumbres es un pueblo muerto ya que toda su riqueza se ha ido destruyendo paulatinamente y sus gentes distan ya a kilómetros de distancia. Se habla mucho de la España vaciada y somos nosotros los que las estamos dejando así. El dinero y la inversión se destina a los grandes, que como feroces fieras hambrientas tratan de ahogar a esos pueblos que han sido, son y seguirán siendo la cuna de las civilizaciones. Nos estamos quedando sin ellos y es ahora cuando algunas miradas se vuelven atrás. Las grandes ciudades son como laberintos dónde parece que todos caben y sin embargo no hay lugar para tantos. ¿Qué será de ellos? Cuándo el poder adquisitivo de muchos merme de tal manera que deseen reconstruir un pasado ya extinguido y en el que solamente duermen los recuerdos ya nada será igual.

Ayer celebramos la fiesta y contemplamos sus casas engalanadas para la romería y el baile de magos. Sus fachadas lucen entre el colorido de sus cintas, sus capas de maga, los cestos de la comida y la ilusión contenida hasta que las carretas serpenteen por sus calles con la sintonía de las canciones y el encuentro de los amigos. Mirar atrás es bonito cuándo se ha conservado el legado de una tradición que lucha por no borrar la huella quienes la hacen posible; el pueblo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s