Recomenzar

Destacado

Volver a la casilla de salida donde el fuego nos llevó y donde la vida quedó parada. Nada será igual que antes y hoy miramos el nuevo paisaje que nos va mostrando los brotes verdes de la esperanza. Pero queda mucho tiempo y demasiadas páginas por escribir que le devuelvan a la Palma lo que fué. Hoy las ilusiones flaquean se marchitan las promesas que en aquellos momentos todos estaban dispuestos a dar. Sí. Fué en aquellos momentos donde la confusión expande las buenas obras y una vez se enfría todo vuelve al silencio. Pero los palmeros no desfallecen y unque vivan un engaño llevan 365 días convirtiéndo lo que quedó con algo parecido a una nueva forma de revivir. Aquel 19 de septiembre el tiempo paró en la Palma. Cuando las calmas se aproximan a las costas de canarias en un incipiente otoño la flora va resurgiendo a paso lento y el mar construye nuevos castillos en sus profundidades. ¿Será el hombre el único que no mira a la isla en su lento resurgir para hacerle recomenzar de nuevo?. El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás y así el pueblo palmero se afana en la ardua tarea de un nuevo inicio.