Mismos viejos errores

La vida es una bengala roja de sueños. Hay que advertir la vida mientras se vive.  Alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas. Celebrar la vida y el sueño de vivir es un arte. Estamos ante una crisis de época y ante un cambio de época que exige a su vez un cambio de paradigma. Las personas somos las responsables de un cumplimiento de sentido . La libertad de elegir nuestra actitud frente a las situaciones que la vida nos presenta no es patrimonio de héroes morales, sino de todo ser humano.  Pero nuestra radical tendencia a encontrar siempre una explicación nos impide a veces descubrir cosas que se nos pasan desapercibidas. Aprender a ver nos impide salirnos de las teorías para encontrarnos con lo que no tiene demasiada explicación, simplemente es lo que nace de nuestra sensibilidad. Ser sensible es complicado cuando se lleva la tarea de acompañante porque  la  verdad está en lo desconocido y cuando buscamos no la encontramos. El problema de mirar siempre al pasado es que un día volveremos la cabeza y el futuro se habrá ido. Somos artífices en construir muros y no demasiados puentes.  Compartir y competir separan al mundo en una sola sílaba; el que deseamos y el que tenemos. Somos los arquitectos de nuestro bienestar, los escultores de nuestra vida y los artífices de nuestro destino, sabiendo que cada día es precioso y cada paso es importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s