El árbol de la vida

Destacado

El árbol de la vida representa el ciclo vital. La vida del cosmos, su densidad, crecimiento, proliferación, generación y regeneración. Sus raíces profundas significan el nacimiento, el inicio de la existencia de todos los seres vivos. Su tronco el símbolo de la vida que crece hacia el cielo. Sus ramas que se bifurcan en todas las direcciones y caminos que tomamos a lo largo de nuestra existencia. Pero ¿qué significa espiritualmente?. La raíz sin lugar a dudas el nacimiento pero su alargado tronco refleja la vida que hemos llevado a cabo. Se dice que el árbol de la vida está representado por el boabab. Desde hace bastantes años esta especie va perdiéndose poco a poco de la faz de la tierra, pero sin lugar a dudas su extraña belleza nos muestra muchos de estos aspectos, singularidad y respeto. Dos condiciones que marcan el arte de crecer frente al mundo, a las adversidades. Autoestima y autorespeto, complementos fundamentes sin los que jamás seremos capaces de llegar donde nos lo proponemos. Hay que sincerarse y ser determinantes con lo queremos lograr en la vida. Igual que esos árboles que fundamentan en su esencia el trascurrir de la existencia proporcionándonos la felicidad de ser uno mismo.

En busca del Gran Azul

Destacado

Apenas los almendros comenzaban a florecer en los senderos del Teide Lolo preparaba su último viaje en busca del Gran Azul para encontrarse con ese lugar maravilloso que había estado observando desde el patio de su casa. Sabía que tenía que marchar y esperó a que su querido amigo Pedro le tomara entre sus manos una vez más y le dejara ir más allá de la distancia pero no más lejos de su corazón. Iba a estar siempre con él igual que lo había hecho todos estos años cuando más lo necesitaba, dándole su compañía y ese piar fuerte que a todos llamaba la atención. Arropado por su inmenso cariño se entregó a su nuevo despertar ofreciédole el mayor de sus regalos, su último aliento. Y viajó con sus alas de colores sobre las montañas de Tenerife en busca del mar y encontró al cielo sobre sobre su cabeza que le envolvió con ternura. Cuando observemos el paisaje siempre veremos a Lolo en nuestro recuerdo. Estará ahí, en cada flor de almendro y también en cada gota de lluvia porque el despertar a esa nueva vida ya es suyo para siempre. ¡Felíz viaje compañero!

¿Cómo?

Destacado

No existe un cómo. El cómo implica un sistema, un modo, una práctica que se torna mecánica. Y todo se va envolviendo en esa sucesión de pensamientos, movimientos y reacciones que a veces nos parecen involuntarios y sin embargo han sido diseñados para nosotros. El viaje de nuestra existencia es el punto causal en el que nos asentamos, mientras que el destino es siempre un efecto. La palabra nunca es lo real pues a través de ella nos volvemos emocionales frente a quello en lo que nos solemos fijar y nos hace renunciar ante nuestros propios reflejos. ¿Estamos condicionados a un entorno preestablecido? Sin lugar a dudas el hombre va pensando cada vez menos y dejando que sean otros los que decidan por él y son muchas las veces que nos arrepentimos de ello. Con el tiempo todas nuestras experiencias adultas son el eco de nuestra infancia y con ella escribimos la evolución de nuestras decisiones, nuestros sueños y nuestros comportamientos para reinventarnos y adquirir experiencia y plenitud. No hay que olvidar que el río de la vida solamente tiene un curso pero en él existen muchas paradas en las que vamos pagando un peaje para continuar avanzando. Establecernos en la superficie de todas esas cosas que encontramos en él nos evidencia cada vez más que en todas sus esquinas hay algo por lo que luchar y ganar. Nunca perderemos si encontramos la esfera mental a la que llamamos tiempo y nos ayuda a ir creciendo emocionalmente.

Victoria

Destacado

Y llegamos al un nuevo año. Entre tropiezo y angustia. Con incertidumbre e ilusión. Poniendo gran parte de nosotros en este proyecto que llamamos vida y por el muchos son capaces de darlo todo y otros por el contrario levantar barricadas de intolerancia, envidia y negatividad.El mar, el cielo y todo aquello que nos sorprende a diario cuando somos capaces de asimilar la verdadera razón de estar bien contigo mismo es lo que nos va a hacer más felices y aventureros. Si, aventureros porque la aventura es el elixir de la vida para mantener esa ilusión de saciarnos y descubrir. Victoria, es la palabra que deberíamos tener bien presente en cada despertar ya que las derrotas no son gratificantes pero el bastón que nos ayudará a levantarnos para continuar descubriendo, descubriéndonos y dibujando ese proyecto de vida que jamás nos puede fallar.

Estar conscientes

Destacado

El darse cuenta que no hay evaluación ni juicio, condena o comparación sino el observar atentamente. Frente a todas esas milésimas de situaciones que transcurren frente a nosotros y no precipitarnos en un vacio del que no podamos salir. Estar conscientes de nuestras posibilidades y no intentar comprar una deuda para satisfacer algo que queremos. La prioridad es muy importante y ser capacer de poner nota a esa prioridad nos envolverá en la segura sensación de no haber perdido. Hoy todo tiene un precio y ver las cosas exactamente como son, tanto interna como externamente sin interferencia del pensamiento que es el pasado. La percepción directa no necesita reconocimiento y ese pasado va desde hace un segurndo hasta el infinito.

Deseos

Destacado

¿Qué es el deseo?. Hacer partícipes a los demás de nuestros proyectos. Encontrar esa manera de crecer y valorar todo aquello que hemos logrado y aumentar la ilusión de quienes todavía se encuentran anclados por las circunstancias. Todos regalamos deseos y a veces no somos capaces de añadir a ese lazo azul que contiene los parabienes que queremos entregar sin hacernos una reflexión: confianza en nosotros y en los demás para que esos deseos no vayan solamente con la misiva de la superación sino con la potencial carga de ese bienestar social, armónico y desinteresado que tanta falta hace hoy en el mundo.

Punto de partida

Destacado

La fugacidad de la vida viene mostrándonos cada día lo poco que hacemos con ella y lo mucho que le exigimos. Pero la vida es mucho más que todo eso. Es el principio de todo camino en el que nos hallemos inmersos. Cada paso y cada ilusión son nuestros bastones para sugetarnos frente a los retos y las dudas. Como el arco que propicia la tensión idónea para que la flecha vaya directamente donde nos proponemos. Punto de partida que desde ahora ya vemos a lo y que tenemos que colocarnos en él para iniciar el camino. 2022 llega con pasos de gigante y todavía nos encontramos en la estrecha sombra de esa duda que ni por un momento debemos cuestionarnos a la hora de avanzar ese paso al frente y ser capaces de conquistar una senda nueva con unos proyectos nuevos. Nada es imposible si realmente creemos en nosotros mismos.

Impermanencia

Destacado

«La muerte es un enorme misterio pero de ella podemos decir dos cosas: es absolutamente cierto que moriremos y es incierto cómo y cuando moriremos.» Rimpoché. La impermanencia es un cambio al que todos tenemos entrada y la transitoriedad no da las pautas a seguir para alcanzar en cada tramo de la misma la mayor creación de nuestra vida. La naturaleza en si misma no tiene permanencia ni ser sino que se está convirtiendo y pereciendo segun su relación con el tiempo. Siempre» es un tiempo demasiado largo y para nacer primero hay que morir.

Urgencia social

Destacado

Quizás mucho de nosotros hayamos pensado ¿cuándo podremos gozar de esa libertad que no se compra ni se cuestiona? La noria que mueve hoy nuestro mundo sigue sin dejar de subir y bajar hanciendo en nuestra sociedad una mella casi irrecuperable. La tristeza viajará hoy gratis por las ciudades que, a día de hoy se convertían en bulliciosas reuniones entre familias y amigos pero solo escuchamos silencio e incertitumbre. Algunos intentan engañarse frente a la realidad que supura por todos los lados desazón, ansiedad y desconfianza porque ya se nos antoja gris la visión de un tiempo «irrecuperable» al que hemos ido dando muy poco valor. Correr por la playa respirando esa libertad que hoy es concertada con una serie de restricciones haciéndonos cada vez más vulnerables frente a las ilusiones, los proyectos y todo aquello que hasta hace escasamente dos años era nuestra razón de vida. La urgencia social no depara en clases ni tampoco en proyectos de ley. No está vinculada a ningún partido político ni tampoco a ninguna lengua. Mientras el mundo convulsiona frente a los contagios de esta pandemia otros buscarán una razón para seguir adelante ante la falta de implicación de los gobiernos. ¿Es ésta la verdadera humanidad? No, tal vez estemos frente a una emergencia sin precedentes y a la que muchos le están volviendo la cara.

Invierno

Destacado

«Nadie ha vivido en el pasado nina die viviréa el futuro sino que toda vida es unicamente el presente. El presente constituye el único patrimonio de la vida que nunca puede serle arrebatado. Es el único consuelo de la fugacidad del individuo, mientras esté ahí su voluntad de vivir» (Chopenhauer)

Comenzamos la estación de invierno y mientras el hombre se disputa un lugar preferente donde seguir dominando al mundo, otros sin embargo reflejan sus ilusiones en ese tapíz del deseo que nos conmueve y también nos aprisiona. Las dudas habrá que dejarlas atrás, que se disipen entre las blancas montañas de nieve o las ventanas de sol que desde el hemiferio sur darán la bienvenida a un nuevo año. Todo es cuestión de ver y no solo de mirar porque mientras perdemos el tiempo mirando y sacando conclusiones la vida se escapa. Hay que mover las alas y saber cuando tenemos que parar para así abrazar la vida y acogernos a cada uno de sus instantes infinitos.

Futilidad

Destacado

La fugacidad de la vida es el compromiso que todos tenemos para con ella. A veces la apreciamos tan poco que no somo lo suficientemente sensatos para darnos cuenta de que se trata del mayor legado que uno tiene. Protegerla es nuestro deber y también proteger la de los demás con nuestras acciones porque mientras no nos respetemos a nosotros imagina que podemos hacer con la de los demás. Nos sometemos a diario con la insensatez de quienes están tan vacíos interiormente que no hallamos respuesta a esas acciones que nos llevan irremediablemente a esa falta de respeto por la vida. La futilidad está hoy en día en manos de quienes a diario luchan por salvar muchas vidas y sin embargo muy pocos reconocemos esa labor. Ese tratamiento o terapia que consiste en proveer un beneficio a alguién que sufre y que tiene pocas posibilidades de recuperarse. Pero sin lugar a dudas alguno no entienden esa labor por luchar contra lo desconocido y a costa de lo que sea. No sabemos si esta sociedad tan mediática será algún día responsable de tanta locura desenfrenada a la hora de divertirse porque la vida vale mucho más que un botellón o que una descontrolada diversión que puede acabar con un final no tan felíz.

Aspiración

Destacado

La aspiración es ese deseo intenso que sentimos de conseguir una cosa que se considera muy importante. Poner ese entusiasmo, esa exaltación del ánimo por algo que nos cautiva nos hace luchar contra la desazón y la apatía que muchas veces se cruza en nuestro camino. La palabra entusiasmo viene del griego y está compuesta de 3 «En». «Theou y Asthma» y juntas significan soplo interior de Dios. Cuando nos vemos invadidos por ella somos más alegres, decididos. La mariposa ha encontrada la hoja perfecta para conseguir se aspiración; pasear sobre el agua y sentirse libre. El entusiasmo es una de las cosas más importantes de nuestra vida y sin embrago poco caso le hacemos. Siempre estamos acupados en otras cuestiones marcadas simétricamente que hacen de nuestra existencia una rutina. Ahora es el momento de comenzar a creer en todas esas aspiraciones que hemos dejado relegadas a segundo término para sacar provecho de un tiempo casi perdido pero que todavía puede ser recuperado.

Horizontes desencarnados

Destacado

Igual que el agua y el viento horadan la roca abriendo cavernas de piedra en ella el hombre sin sentimientos es capaz de superarlo. Estamos viviendo acontecimientos únicos frente a horizontes desencarnados que nos llevan hacia precipicios de violencia y sin embargo muy pocos se sienten conscientes de ello. En el callado lenguaje de las sombras que nos acompañan a cada uno de nosotros se escriben esas actitudes de enfrentamiento y deslealtad hacia los seres humanos haciendo con ello un panfleto multicolor que lo único que nos muestra es lo que se está preparando en esta sociedad esquiva. El imperativo moral del que muchos hacen alarde de poseer sin tener la menor decencia de decirlo es la vitamina que nutre a todo este entramado de miedos, fobias, ensañamiento y vulnerabilidad. La vida no consiste en lograr el bien aislado del mal, sino a pesar de él. Aspirar a algo, ese hábito de hacer que el sufrimiento y sus causas disminuyan no está registrado en nuestro anagrama diario. Crecer en sabiduría tampoco ya que son demasiados los que presumen y muy pocos los que actúan. El camino es la evolución y por tanto no está en ningún mapa. Llega a nosotros momento a momento para luego quedar atrás y desaparecer de nuestra vista. Todo es viable. Cada acción cuenta y también cada pensamiento y cada descubrir, por muy sutil que nos parezca. Crear odio es lamentable y sin embargo hoy estamos haciendo uso de él a cada momento, en aquellos que no nos apoyan y en los niños que nada más alejado de su espontaneidad ya fomentan rencillas peligrosas. En la fugacidad de la vida se halla su verdadera esencia y no hemos sido capaces de pretogerla porque continuamos dejando que la sinrazón horade nuestra vidas y también nuestro futuro.

Convicción

Destacado

Saber extraer la esencia misma de la vida nos hace crecer y hacernos mucho más seguros de nosotros mismos. Como una tabla que baila frente al viento la sociedad intenta escabullirse de una realidad tan cierta como ese sol que despunta por el mar frente a la bahía de Santa Cruz de Tenerife. Por otro lado nos amarramos la soga a la cintura intentando no ser arrastrados por los acontecimientos que bordan el diario ir y venir de los hombres sumidos en su más profunda ignorancia de no querer hacer bien las cosas. ¿A qué tememos realmente negando que un nuevo ciclo en el transcurrir de la vida ya ha parido la nueva y temerosa realidad? Pero bien, no tendríamos que aferrarnos solamente al miedo y a la incertidumbre sino más bien en dósis equilibradas de esperanza y de estímulo para no seguir cayendo en huecos sombríos de monótonas realidades. Estamos frente a un cambio al que rechazamos y del que poco sabemos, pero si no miramos de frente el reto que se nos muestra hará de nosotros puros observadores de un tiempo que pudo ser y no fuimos capaces de aceptar. Busquemos la luz de ese despertar igual que el sol se abre paso entre las ramas para que el árbol no oculte su belleza.

Actitudes presentes

Destacado

Lo que somos ahora no es lo mismo que éramos hace un rato. Quizás nos parezca que el tiempo corre demasiado deprisa y sin embargo nos aletargamos dejando pasar miles de cosas que tal vez nos harían la vida más fácil y alegre. Pero seguimos ensimismado en ese tiempo que nos atrapa y nos daña de manera increíble menguando nuestra capacidad de asombro frente a cuadros como ese o aventuras creadas y diseñadas para nosotros. Qué alejados vamos de esas actitudes presentes que se encadenan entre nuestros días y no podemos ni alcanzarlas. El hoy es mágico pero el mañana tal vez lo será más si aprovechamos el mensaje del tiempo, la sensibilidad, la curiosidad y todo aquello que lo conforma y que muy pocas veces sabemos traducir a los hechos. Todo depende de que el ahora sea bien aprovechado y el mañana constituya el marco idóneo donde guardar nuestro mágico recuerdo.

Demarcar

Destacado

Igual que el océano va demarcando la costa muchas de nuestras maneras de ser se van delineando con todo aquello que buscamos o hacemos. La vida está diseñada por la demarcación de nuestras actitudes, tanto con las personas como con la naturaleza. Estamos hechos de esa fuerza que nos conforma y nos condiciona en numeroso episodios de nuestra existencia y sin embargo jamás perdemos la esencia misma de nuestra manera de ser individual. Sin principio ni fin el mar rehúye a ser condicionado en su expansión y ubicuidad, lo mismo que la naturaleza humana que siempre trata de ser libre en su existencia haciendo de ésta la razón misma de mostrase al mundo. Por muchos diques que pongamos al mar éste seguirá su curso sin remisión porque su camino es infranqueable y su condiciíon es insustituible frente al hombre y las barreras. Querer demarcar todo aquello que es imposible sería como intentar fragmentar al universo o el crecimiento de un ser vivo. Todo fluye en la sincronía natural de las cosas y por mucho que el hombre quiera ejercer su voluntad de dominio nunca podrá conseguirlo.

¿Y tú dónde estás?

Destacado

Dos mundos en un mismo planeta que hoy nos muestra su cara más cruel frente a la diferencia entre los países. La amenaza de esta pandemia ya se ha hecho viral y todavía nos preguntamos tantas cosas. Pero no hemos sabido mirar sino a nosotros mismos. A comernos a esa parte del mundo que se halla tras una brecha infranqueable y desde donde las ayudas se convierten en sobras una vez más. Hoy la pobreza está extendida en todas las partes del mundo pero cuando al mundo se le divide ya no podemos hablar solo de pobreza sino de empobrecimiento producido por el abuso de poder y por el abandono. ¿Y tú dónde estás? Ahora que me lees y quizás entiendas mi pregunta percibiendo mi mensaje. Las calles de mi ciudad son ríos de personas en busca de ese placer mundano que es el consumismo, viviendo al margen de todo y con la única preocupación de sacarse un pasaporte Covid19 para poder viajar, reunirse con los amigos o deambular por las calles en busca de fiesta. En el otro lado del mundo se despierta nuestra pesadilla debido a nuestra mala predisposición en unir esas dos mitades que cada vez están más alejadas. No busquemos excusas ni tampoco nos cubramos de una manta con la consabida expresión » yo no quiero saber nada» porque en ese nada quizás esté la verdad de nuestras decisiones y la respuesta a que en este planeta no hay dos mundos sino uno. Es el momento de hacernos mayores y procurar que todos tengan las mismas garantías frente a la enfermedad, el hambre o la educación. Una casa se sostiene cuando las dos paredes son iguales y están a la misma altura. De lo contrario todo lo que tenemos se nos vendrá abajo sin remisión.

El camino que nos lleva

Destacado

Estar frente al camino que nos lleva es el reto de toda decisión. Enriquecer la vida con un espíritu creativo hacia quienes entran en contacto con él. El no saber forma parte de la aventura de vivir y la inmediatez de nuestra experiencia es encontrar el ahora que nos predispone a continuar sin llevar cargas demasiado cargas pesadas ni catalejos para organizar el futuro. Todo flueye en el camino igual que el que discurre por empinadas pendientes. La leyenda de las mariposas azules nos enseña que somos los dueños de nuestra vida y también los únicos responsables de decidir que ocurrirá con ella. El pretérito y el futuro están en nuestras manos y tenemos la responsabilidad de hacernos cargo de ellos en un aprendizaje infinito por el camino que nos lleva.

Jugando a ser verdad

Destacado

Cuando queremos creer que lo que hacemos está bien nada ni nadie puede hacernos ver lo contrario. El hombre es el ser que se cree sus propias mentiras y todavía es capaz de de involucrarnos en sus decisiones. «Jugando a ser verdad» sería hoy por hoy la razón misma de mantener el tipo y coronarse de laureles mientras sabemos ocurre todo lo contrario. Escuchamos las promesas y los discursos fáciles que distorsionan la realidad para caer una y mil veces en los mismos errores, en las mismas situaciones. Y no es culpa de unos o de otros únicamente es la razón de unos y de otros para comportarse de una u otra manera y eso es dificil de erradicar. Mientras unos caen otros intentan hacer negocio del árbol caído. Aunque haya que jugar a ser verdad y nada de eso tenga que ver seguiremos produciendo ilusiones para mantro estado. Ilusiones baratas, de las de andar por casa y con unas dimensiones estratosféricas ya que nos encontramos entre amigos saboreando el mismo pastel pero con dos lados diferentes, el dulce y el amargo. Y nos regocijamos con ello y también por ello haciéndonos nobles y generosos porque sabemos que en esa aventura nuestra balsa siempre estará preparada para salvarnos. Jugando a ser verdad no debería ser el principio de todo progreso y de toda esa imaginaria fórmula del engaño.