NARICES

nariz de la chatika

Se olfatean tiempo difíciles y resultados altamente contaminantes. En lo social, en lo económico y en lo ecológico se presienten nubarrones. Esa tristeza en gris a la que nos hemos acostumbrado nos hace vulnerables frente a todo. La “geoingeniería” o la manipulación  del medio ambiente que está cambiando el ciclo natural de la vida. La “inteligencia artificial” en cuyas zarpas hemos caído y el potencial humano se ha ido reduciendo provocando con ello la falta de trabajo y sobre todo la falta de creatividad  hacen que los valores se ralenticen en   sus avances. Las pandemias y las guerras nucleares  que están provocando el cambio climático y que ya están haciendo mella en nuestra salud. ¿Es que la anosmia se ha instalado en la humanidad con un contrato a largo plazo? Dicha dolencia la padecen aquellas personas que han perdido el sentido del olfato tan necesario para tantas cosas. Intuición, mucha intuición y sobre todo predisposición de “querer hacer” es lo que tiene al hombre de ahora parado frente a su destino incierto o no y que a la larga muchos de nosotros nos daremos cuenta de que la vida se estructura mediante nuestras acciones y no en aquello que podíamos haber hecho y no hicimos. Una pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s