Aquella mañana en Jaipur

P1020132.JPG

El día pronosticaba calor intenso y el cielo descorría su cortina sobre la inmensidad del Fuerte Amber. La senda de los elefantes indios es distinta de las demás. Sinuoso camino de tierra que estos animales conocían y se contoneaban bajo nosotras. Era la conquista de una experiencia inolvidable que nos hacía adentrarnos aún más en nuestra aventura y amar a esa tierra de sultanes que tantas veces creímos conocer. La brisa se pegaba a nuestra cara y el aroma indiscutible de aquel paseo nos hizo creer aún más en la singular esencia de Jaipur. La ciudad de los palacios y de las princesas y en la que los atardeceres son exclusivos y el variopinto muestrario de colores nos emborracha en ese estado sublime de la perfección. La mañana fue intensa para todos los que subimos hasta las torres de su castillo.  Y los elefantes, fieles acompañantes del hombre, pusieron su listón muy alto una vez más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s