Un vigía en el parque

DSCF4573.JPGQuizás estemos acostumbrados a deambular por este mundo sin percatarnos de que son muchos los ojos que nos observan. Desde el más bello rincón del parque hasta el microchip más sofisticado se mueve al unísono que nosotros robándonos la intimidad. Estamos ya cansados de escuchar que las paredes del mundo son de cristal y  los oídos como verdaderos altavoces que se quedan con nuestras palabras. Pero también hay que vivir y no estar siempre en esa agonía del acecho que nos lleva a situaciones desequilibrantes en nuestro organismo. La naturalidad es la mayor arma y si no intentamos buscar donde no existe llegaremos a esa estabilidad que nos hace la vida mejor. Los medios de comunicación acechan y quizás muchas de las cosas que hoy sepamos se las debemos a ellos, pero no quita que de vez en cuando seamos nosotros los que dictaminemos las reglas. En el medio del lago el pájaro acecha a quienes entramos en él, solamente existe una complicidad entre nosotros; el respeto y la admiración por las cosas bien hechas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s