La hora de batir alas y subir alto

El Gigante Silencioso abandona el nido de La Ranilla donde nació y creció para emprender un nuevo vuelo sin perder el rumbo que marcaron sus inicios. Una independencia para asegurar su identidad y avanzar con personalidad propia con el objetivo de ayudar a pensar a quienes tengan la amabilidad de asomarse a esta ventana, especialmente en estos tiempos apasionantes y convulsos que nos han tocado vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s