Con la fuerza del viento

CAM00153

Parapente en el parque marítimo del Puerto de la Cruz./HANAH VALENTÍN

CAM00151

Costa de Buenavista del Norte./HANAH VALENTÍN

El deseo que nos impulsa a abrirnos a la luz, al sol, a la inmensidad es algo que a veces no creemos ni tampoco creamos, por estar sumidos en esa rutina a la que nos hemos habituado. Viajar a Isla Baja, Buenavista, en Tenerife es encontrarse con ese todo basado en el todo y que por desgracia nos cuesta descubrir. Algo tan sencillo como caminar junto al acantilado y dejar que el mar salpique nuestra cara con su sal para hacernos expandir hasta el horizonte todas nuestras sensaciones. Sobre una colcha de algas y de musgos que se despliegan a nuestros pasos contorneando el misterio del mar y haciendo un festón blanco la salada magia de sus olas. Un momento quizás que perdido en el tiempo, en la rutina queda desplegado en nuestra memoria como las alas de una gaviota o la aventura de un hombre pájaro que deambula bajo el intenso azul en Punta Brava, Puerto de la Cruz con la fuerza del viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s