ANOCHE

DSC00210

AYER decíamos adiós al mes de noviembre. Un mes en gris donde el sol hizo su presencia a escondidas. Al declinar la tarde vi como la bahía de Santa Cruz se quedó en calma y una pícara luna de invierno ajustaba su vestido sobre el calmado mar. Anoche pasé a la última hoja del almanaque y me recreé  viendo unos de los emblemáticos patios que conforman el Palacio sevillano de “Casa de Pilatos” dentro del barrio de Santa Cruz. Días de estío que descansan en el cesto de mis recuerdos.  Décimo mes del calendario romano y el doceavo de un año que concluye entre sobresaltos, esperanzas y zozobras.  Y fue esa misma luna la que llamó mi atención al atardecer, esa,  la de cara casi redonda la que me animo a mirar ese lienzo inmensurable al que todos podemos acceder y que no tantos saben apreciar. Desde allí, desde ese mirador, me di cuenta de la pequeñez del mundo, de las ideas, de los valores preestablecidos y de las causas injustificadas de tantas cosas que parecen importantes y que en realidad no tienen más relevancia que las cosas pasajeras. Y eso fue anoche, cuando aquella luna de un casi diciembre se asomaba sobre la bahía en calma de Santa Cruz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s