INVIERNO

DSC01009.JPG

Abrimos una ventana a la montaña de Aránzazu (Vizcaya) y contemplamos desde lo alto un paisaje invernal. Llegan la lluvias, el frío y las nieblas. Los animales ya se han refugiado y los cantares suenan en colegios y plazas. Todo sabe a turrón y huele a fantasía. Las cacerolas bullen en los hogares y las ramas de muérdago lucen sobre las puertas. Los cuadernos se cierran pero otros se abren porque también es época de poesía, de recuerdo, de lectura y de juego. La nieve intenta hacer encajes de volantes sobre los puentes y los sin techo buscan un refugio para pasar las noches más frías. Los lejano crean puentes puentes con la tecnología y los que estamos más cerca apenas nos damos cuenta de quienes viven en la puerta de al lado. El hombre es un solitario ser que quiere serlo por propia voluntad. Sin apreciar los valores que la compañía nos ofrece . Nos empeñamos en demostrar lo no que no sentimos para ser  menos vulnerables frente a la sociedad. Pero al final de todo esto nos llegamos a sentir más desgraciados que nunca. Hipocresía barata que no conduce a nada y que cada día nos coloca en una jaula a la que, por desgracia, adoramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s