REMANSOS DE SAL

CAM00535.jpg

Balbucea el mar bajo nuestros pies con la mirada puesta en un horizonte primaveral que acecha  el amanecer de una estación. La  espuma bulliciosa nos reclama un poco de atención, mientras el sinsentido resurge a cada instante como la confusión misma de las cosas. Yace la arena recostada sobre la mar abierta de la playa y me sugiere esa devoción interna por las cosas sencillas y repletas de vida que tantas veces se nos pasan por alto. Lejanos quedan días y anécdotas para el recuerdo y los estantes de la memoria esperan inciertos destinos en los que , aún hoy, nadie sabe el camino que tomarán. Pero el cielo abre sus ventanas para dar paso a vientos frescos con olores a sal en los que la respuesta está en nosotros y la transparencia  dibuje el pentagrama de recoleto de esos sueños que viven adheridos a nuestra esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s