UN BOSQUE ENCANTADO

bosque encantado.jpg

Hacía mucho tiempo que casualidad se escapa de sus manos pero el gnomo no desesperaba en su intento. A través de días de viaje llegó hasta una isla en medio del mar. Desde lo alto observó que un “Gigante” le vigilaba curioso. El gnomo haciéndole una señal observó como aquel “Gigante” extendía unos de sus brazos y le invitaba a subir hasta la cima. El olor a azufre y vapores le mareaban y terminó por desmayarse. El viejo “Gigante” no dudó en ponerlo a  seguro entre las retamas de aquel parque inmenso donde las violetas del Teide y los pinzones azules comenzaban a ensayar sus cantos de primavera. Cuando el gnomo despertó observó todo un valle de nubes a sus pies y pensó que se había perdido.  El “Gigante” al verle tan desesperado le indicó el camino para bajar y encontrar el bosque encantado que buscaba. Tras muchos días de senderos en los que conoció a la luna, hizo collares de estrellas con los cometas, escribió sus aventuras en una roca volcánica, llegó a su destino.

.florita.jpg

En una hondonada del paisaje divisó la flor amarilla que le indicaba su nuevo hogar. Allí entre la naturaleza construiría su nueva vida junto al bosque encantado de la Caldera. A los pies del “Gigante”, bajo la mirada de la luna y entre los pinos del bosque. Aquella noche, mientras todos dormían el gnomo buscó la mano del Teide y la encontró junto a él. Ambos se abrazaron y soñaron juntos en aquella isla en medio del mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s