CREANDO MUNDOS

P1000138.JPG

Lejos de toda visión alarmista nos apartamos por unos instantes de la tragedia humana que se vive a diario en el mar Mediterráneo. Cuando vemos a esas personas (los que consiguen llegar sanos)  nos damos cuenta  del genocidio que estamos volviendo a dibujar en las pantallas del tiempo, de la historia. Concurrir en el mismo  mal es demostrar  que el hombre no ha cambiado, no ha madurado. Sigue hirviendo la olla del rencor, de la maldad y sobre todo de la inhumanidad que hoy se escribe en correos electrónicos. Con los ojos aterrados y la mirada llena de dolor son rescatados casi muertos y hacinados en campos de refugiados. Digo hacinados porque son muy pocos los que están dispuestos a dar cobijo a esas personas. En el siglo 21  no caben razones para discutir un problema de tal calibre. En la era de las grandes tecnologías no tiene razón cerrar fronteras y aislar al hombre por su condición. Muchos son los que a esta hora estarán comprando una papeleta para subir a una barca, buscando un futuro, una tierra que les dé la opción de vivir en paz.  La noche y el mar serán los testigos de su aventura sin garantía de éxito. Al final de todo, en este mundo ególatra y egoísta solo serán la portada de un periódico que nos emocionará por unos días.

Pero mientras haya un niño que intente crear un mundo mejor con sus diminutas manos, habrá valido  la pena haber escrito este artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s