SUSURROS EN LA BAHÍA

cam00852

“La belleza de las cosas reside en el corazón de quien las mira” Y la luna nos miró aquella fría tarde de noviembre. Como si de una perla que se hubiera caído del collar de la se balanceaba fresca y arrogante entre los mástiles de los veleros. Nadie puede negar la sencillez de su mirada, nada puede copiar la belleza de su cara redonda. Los sucedáneos no están hechos para las estrellas ni tampoco para los astros. Son únicos e irrepetibles. Los pentagramas de estrellas se escriben cada noche sobre el mar y quizás en su recorrido no haya ni un solo punto de luz que se sustraiga a la mágica sinfonía de su mensaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s