Respeto y ejemplo

CAM00183.jpg

La vieja locomotora se paró, pero lo hizo frente al paso de peatones de la calzada. Todos cabemos en esta sociedad solo que algunos no lo entienden y tratan de hacerse lo amos del mundo.  Intentar imponer tu ley en la carretera es síntoma de inmadurez porque en ella estamos todos y a todos nos puede lastimar. Se acercan las vacaciones y el coche se convierte en ese transporte al que todos apretamos el acelerador para ganar tiempo. El tiempo es nuestra mejor arma a la hora de planificar un viaje y que lleguemos sanos al lugar destino y de origen. Las carreteras son como navajas de doble filo donde la prudencia y el respeto juegan un papel muy importante. Si hacemos caso de las señales, dejamos el móvil en el maletero y confeccionamos nuestros paseo al confort de todos, seguro que estas vacaciones conformarán una aventura más de nuestro paseo por la vida. El ejemplo para aquellos que vienen detrás es la mejor semilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s