El amor no es una ciencia exacta

DSCF3520.JPG

Siempre hemos vinculado al amor con esa suerte que el destino nos tiene preparados pero muchas veces no aparece ni por asomo. Las cartas, las encuestas, los símbolos y toda una serie de rituales hacen ricos a unos y convierten en desdichados a otros. Si, en desdichados porque los bolsillos son los primeros que se resienten. Como en todo hay que saber valorar lo que se tiene y es desde ahí es desde donde pueden nacer de nosotros grandes cosas.  Los programas televisivos se llevan la palma a la hora de crear esos “programas servicio y a la carta” que nos hacen creernos unos mundos y unas historias maravillosas y de efecto, pero siempre perecederas. Aún así seguimos insistiendo en que existen modos para llegar a encontrar a ese “príncipe o princesa” de nuestros sueños que intentamos construir en un plató de televisión. Pero yo pregunto: ¿ qué es la felicidad?. La felicidad es una emoción que nace sin programar y vive sin dejar de regarla constantemente cuando alcanzamos una meta deseada. Ser feliz es autorealizarse, ser autosuficiente, experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento. El amor no es en sí felicidad. El amor no tiene cánones ni tampoco conoce de reglas pero sí que sigue una trayectoria para reafirmarse. No es una ciencia exacta porque carece de medidas ni tampoco busca reconocimientos. Nopodemos pronosticar barreras ni emular  soluciones porque el amor es hoy y no tiene plazos ni proyectos establecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s