Ni un pelo de tonta

CAM00238.jpg

La sabiduría animal es digna de mención cuando de repente observamos el comportamiento de esta blanca paloma por la acera de la ciudad. Sabe que así no corre ningún peligro, salvo que algún graciosillo la espante. Y así podríamos contar casos de prudencia animal que tantas veces dejan al los humanos como seres irresponsables. ¡Cuántos accidentes se evitarían si pensáramos con la cabeza en lugar de con el orgullo y la precipitación!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s