Cuando el mar carece de razones

DSC00472.JPG

Es el mismo mar abriendo sus fauces para robar a la roca ese espacio vulnerado. Como gigantes de piedra engullen todo aquello que emerge y que confunde. Que atrapa y que enamora porque es de él y nadie puede arrebatarle lo que el mismo ha creado. Entre las grietas subyace la vida, los peces y las algas intentan sobrevivir a la confusión que el hombre ha propiciado haciendo una vez más valer su poder de conquista sobre la naturaleza.  En esa melancólica vulnerabilidad  de la costa se fermenta  una vez más el aullido silencioso de la orilla que es arrebatado por el viento. ¿Quiénes somos los hombres para suplantar los designios de la propia naturaleza? Quizás algún día tengamos respuestas más concretas, solo que ya podría ser demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s