Epílogo

 

IMG_1785.JPG

Mi casa, mi castillo. Esa privacidad que a veces no respetamos nos lleva en muchas ocasiones a conflictos. Lo que hay detrás de la puerta de nuestra casa solo nos pertenece a nosotros y cuando la cerramos estamos en un mundo al que nadie puede acceder, salvo que nosotros lo permitamos. Hoy en día gusta demasiado de mostrar nuestra casa. La sociedad se desnuda inconscientemente frente al enemigo y después nos lamentamos de que nos roban la intimidad. La vida que se vive tras esas paredes no debe trascender a nadie pues como un libro abierto, una vez lo hemos leído se cierra con el epílogo correspondiente del autor. La tecnología hace mucho daño y ya nadie es el único dueño de su vida desde el momento que nos instalamos en esas autopistas de las redes sociales. Somos las víctimas y hasta los verdugos porque inconscientemente llegamos a ser manipulados por los otros desembocando en todo tipo de conflictos. la moderación es clave a la hora de abrir nuestras puertas porque si dejamos entrar a todos, se hace muy difícil echarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s