Donde no habita el olvido

IMG_1875.JPG

El antiguo centro de Jerusalén se desarrollo sobre el año 3.000 AC en el monte oriental, ahora conocido como “La Ciudad de David”. Su transformación del asentamiento temporal a uno permanente se llevó a cabo en el soglo XIX A.C. Se menciona a la ciudad en las Cartas de Amarna, encontradas en Egispto y datadas como pertenecientes a la primera mitad del siglo XVI A.C. Durante ese periódo Jerusalén fué una ciudad olvidada en el extremo del Imperio Mameluco, sin ningún valor estratégico. Durante ese tiempo su importancia fué como lugar sagrado para el islam y así creció hasta convertirse en el lugar más sagrado para los musulmanes.  Solimán el Magnífico construyo los muros de la ciudad antigua y renovó la Ciudadela de  la Torre de David.

DSCF5655.JPG

Hoy Jerusalén es una ciudad que no duerme porque la vida fluye por sus arterias y hace de su idiosincrasia el verdadero motivo para que el olvido no se instale entre sus calles, gentes y su historia. Desde ahí y para el mundo todo es un comienzo tras una final, porque la vida esta rubricada con ese misterio.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s