En un mundo de calles vacías

Hoy el silencio ha cosquistado calles y plazas mientras los hospitales y las morges no dan tregua a esos ciudados paliativos que se utilizan para salvar vidas. Una carrera contrareloj que nos hace soñar con un día menos de cuarentena y también un día más de esperanza. Pero frente a todo este caos existencial donde la fe se instala en cada UCI mientras la soledad teje su manto hacia la concordia y la unión de las personas podemos añadir el mensaje que cada día nos está trayendo la naturaleza hasta nuestras casas. Escuchamos a los pájaros cerca de nosotros y nos cuentan que los delfines saltan en las aguas de la bahía de Santa Cruz de Tenerife.Los canales de la ciudad de Venecia nos muestran sus fondos con algun pececillo despistado y el aire freso de las mañanas entona ya un canto al sol que se asoma a nuestra ventana más nítido que nunca. ¿Qué está sucediendo? Tal vez en una fecha no muy lejana encontremos la respuesta. El mundo despierta de ese letargo al que la contaminación le ha tenido sometido. Mientras, esas calles vacías del mundo intentan restaurar aquello que, entre líneas, estamos tratando de corregir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s