El cuerpo del sueño

Semejante a soñar es el devenir. Ese estado intermedio en el que se tiene un cuerpo mental y clarividente que pasa por todo tipo de experiencias. Y es en ese estado onírico donde también adoptamos una clase de cuerpo semejante al “cuerpo del sueño” y en el que vivimos todas las experiencias de la vida que imaginamos. En ese reino completo y deslumbrantemente puro donde nada se interpone y desde el que muchas de nuestras vivencias suelen sucederse se encuentra el dormir en el que los pensamientos se disuelven abriédose a la experiencia. Hoy la primavera entra en ese devenir y desde sus más sutiles efectos cuando comienza su decadencia. Apenas pudimos disfrutar con ella cuando llegó el pasado 21 de marzo ya que entró en nuestras vida de manera casi desapercibiada. Pero ha estado aquí y ahora se retira. Se cubre con esas nubes blancas y vergonzosas que la delatan por todas partes. Marchará con su perfecta luz mientras el hombre seguirá encontrandose con ella siempre que el tiempo recorra sus ciclos vitales en la naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s