Suigéneris

Ventanas al océano que tratan de absorver el sabor a sal del mar. Mientras el sol mañanero se confunde entre el acantilado pespunteando de luces y sombras la esbeltez de su original belleza. Algo peculiar a la vez que atrayente que barre entre las olas esas sabiduría única de lo imposible. Naturaleza de la mente en la que todos los fenómenos son proyecciones de ese vacío, de esa esencia que surge constantemente en ella. Y a través del exámen mas profundo podremos encontrarnos con su raíz más interna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s