Sobre las nubes

Volver la mirada pero en ningún momento volver sobre nuestros pasos, así se hace el camino hasta donde nos lleva ese anhelo de encontrar algo distinto puede resultarnos reconfortante. A través de las nieblas subimos hasta la corona forestal para introducirnos en ese mundo de sol, cielo, verde y silencio. Con el mar de nubes a nuestros pies ya parece todo bien distinto. Nos hallamos en esa ausencia de perturbación y descubrimos la ecuanimidad más perfecta en la cual no reaccionamos, no hacemos nada, solamente observamos. En el Parque Nacional del Teide sobra todo lo demás.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s