Un lugar llamado mundo

La espontaneidad simplificada no existe ya que ese abanico de acciones irracionadas y presentes en el compotamiento humano nos desatan de nuestras cadenas para poder llegar a mostrarnos tal y como somos. Configuradas por esos instintos opuestos a nuestra razón que entran en proceso evolutivo de un sistema en el cual liberamos todas nuestras percepciones. Desde ahí se irán conformando las exactas pulsaciones de nuestra manera de ser más natural. Y ese mundo al cual pertenecemos todos esos propietarios de los dones de la genialidad con la que se crea la sigularidad de cada submundo. Hemos llegado a esa línea en la que apenas se está produciendo esa genialidad y nos sentimos como náufragos de nuestra propia vacilación. ¿Que buscamos entonces? Si parecía que habíamos llegado al punto más esencial de la inteligencia humana y sin embargo se nos oscurecen muchas de la razones por las que el hombre de este lugar llamado mundo trataba de dirigir su propia existencia y a la vez hacer pártícepes a los demás de sus descubrimientos. Lejos quedan los lugares como “oportunidad”, “equilibrio”, no-destrucción”, y valores. Hoy por hoy ya nada nos sorprende y casi todo nos conforta aunque estemos en desacuerdo con ello. En este lugar llamado mundo y como bien definió Albert Schweitzer, “Nada de lo humano me es extraño”. Si crees totalmente en tí mismo no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s