Equinoccio otoñal

El día y la noche cuyas horas son 12 cada una . Solo hay dos equinoccios; el vernal y el otoñal. Acabamos de entrar en otoñal y la sintonía del aire y los reflejos de la luz se aunan para entretejer su período de vigencia. En esos períodos de tiempo donde se verifican una serie de acontecimientos o fenómenos hasta llegar a uno a partir del cual volverán a producirse en su mismo orden, los denominados los ciclos de la vida. Con la Luna Nueva nos aventuramos a comenzar este camino por los momentos del otoño donde la vida se segmenta o se auna en esa renovación que incita al descanso de la naturaleza y la llamada ausente de todo lo que reverdece desde el agua de lluvia y el movimiento acompasado de las olas. A partir de los cuales la creación se pone a merced de esos esos fenómenos del tiempo que hace de ellos su mayor obra.

Para ver el universo tal cual es hay que saltar más allá de la red. No es fácil puesto que la red está llena de agujeros” Siri Nisargadatta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s