El arte de no pensar

Ahora que se va sintiendo ese sentimiento llamado nostalgia por los momentos vividos e intentamos que el tiempo corra más deprisa para poder hacernos con esa rutina a la que todos estábamos atados hace un año. Todos esos pedacitos de nosotros que se han ido quedando en el camino y por mucho que miremos atrás apenas logramos distinguirlos. Hay que pensar que “cada experiencia vivida con quienes han estado a nuestro lado son irrepetibles”, por tanto saber valorar lo que tenemos es sin lugar a dudas la mayor fuerza para sobrellevar los vavenes y mirar el futuro de frente. Vivir es construir futuros recuerdos de los que un día volveremos a recrear en la memoria. Acordarnos de quienes fuimos y observar ahora lo que somos es la reválida perfecta. La defensa de la dignidad y del valor de la vida, tanto antes de nacer como en las edades adultas es la primera condición para encontrar justicia y paz. Ahí donde convergen democracia y derechos humanos que actualmente vamos descubriendo entre la marea de la incertidumbre y la cinta que describe lo que vamos haciendo en cada momento. Entre esos sueños prefabricados que ahora ya muestran esa forma de aceptar que hemos fuimos víctimas de nuestro propio éxito y hemos perdido ese “arte de no pensar” para fluir en el tiempo y disfrutarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s