Ética

La ética, el alma de paisaje que se alimenta de los valores que demandan nuestro compromiso más incondicional. Pero muchas veces no somos capaces de permanecer fieles a ella tratando de de asumir egoístamente nuestra imposición frente a ello. No somos nadie para cuestionar el cambio de la belleza natural de la tierra. Pero estamos crendo un ejercito de devastación que si no ponemos remadio pasaremos a estar por debajo de las piedras y despaldas al cielo. No busquemos excusas egoístas que trencen deseos de ambición y el poder se haga con llave de esa puerta abierta a la magnificencia. Entre los colores salvajes está el más suave tono de todo aquello que por ende nos pertenece a todos y por derecho nadie puede hacer lo que le venga en gana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s