La vida no tiene respuesta

Orquídea devuelta a la vida

La voluntad de vivir es la esencia íntima de la naturaleza. Pero la vida del hombre fluye incesante entre el querer y el alcanzar por lo que pasamos de tantas cosas que nos estamos volviendo muy pobres en conocimiento y en sentir. La belleza de las cosas es nuestros mundo. Ni el tuyo ni tampoco el mío. Siempre estamos demasiado ocupados y nos valemos de esos medios de escape para poder llegar a todo aquello que nos deslumbra, nos enriquece y a la vez nos hace mucho más vulnerables. Pero la belleza de la vida va mucho más allá de todo eso. Cuando desaparecen los problemas cotidianos a los que tanto nos gusta aferrarnos y conseguimos llegar a formar parte de ella es entonces cuando logramos ese bienestar haciéndonos más sensibles y más inteligentes. La belleza no tiene nada que ver con el placer y comprenderla solo requiere tener una mente sencilla. Sin objetivo ni experiencia sino con la sensación de abarcar un espacio inmenso donde todo está en su lugar. Cuando llegamos a formar parte de ese todo observamos la vida tal y como es. Sin respuesta. Solo vida. Esculpida en ella observamos esa fascinante soledad intacta que no precisa de nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s