Cortinas de humo

Al final todo se queda en eso, en humo. Como si ahora nos diéramos cuenta de ello pero ya va para un buen rato que la actitud de muchos solamente busca construir pedestales más altos donde colocarse. ¿Sabemos hasta dónde llega la desfachatez?. Llega únicamente hasta donde dejemos que llegue y por consiguiente no somos los más apropiados para dar consejos o emitir veredictos. Tras el humo podríamos esconder todos o casi todo. Lo que sucede es que el humo se deshace y la realidad aparece de nuevo con las consecuencias. El hombre es el verdadero causante de todo cuanto acontece porque no ha sabido ser humilde ni tampoco ser juicioso. Hoy todos nos lamentamos de la situación mundial y todavia no hemos sido capaces de cambiar nuestra manera de ser. Quienes resuelven sus propósitos con una actitud vejante y distorsionada donde los principios sólo se esbozan para lograr un fin nada hemos hecho. Querer ser marqués no significa serlo, aunque nos pongamos al asunto. Lo mismo sucede cuando se intenta desvirtuar la realidad y la cultura por la sola razón de buscar tres pies al gato y sin saber muy bien quien es el gato. La ignorancia de creer ser alguien no nos da la razón de estar haciendo lo correcto, únicamente nos desdibuja lo poco que todavía nos puede quedar en el intento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s