La llamada

Vivimos inmersos en tantas cosas que apenas nos damos cuenta de la fugacidad de la vida. Esa delicia eterna denominada energía ha ido moldeando su estancia sobre la rama del árbol hasta su fin. Esa llamada a la continuación de volver a crear desde ahí una nueva vida que nos proporciona la más sabia lección de la vida misma «volver a ser». En otro formato y seguro que en otro color pero siempre con la esencia de haber sido el cauce de un proceso, el despertar de un sueño, la razón de que la naturaleza está siempre en movimiento. Se nos llena la boca de proyectos, de reivindicaciones y sin embargo no llegamos a entender lo que realmente es importante. Nuestra manera de ser es crucial y mientras estemos demostrando que todo se basa en grandes cumbres climáticas, donde todos viajan en coche o en aviones privados, no se entiende una forma de proceder más caótica. El dinero mueve montañas y el hombre está asido a él por naturaleza. No nos engañemos e intemos mirar al río y sumergir nuestra mano en sus aguas. Cojamos un puñado de tierra fresca y dejemos que nos ensucie con su color marrón. Procuremos utilizar menos los contaminantes y hagámonos un largo trecho al día contemplando todas esas cosas que existen y sin embargo no hemos quedado ciegos frente a ellas. La llamada de esa hoja seca sobre la piedra bien podría ser el punto y seguido de una larga transformación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s