Barcos a la mar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tardes de verano. Tras las horas de sol y de calor las gentes salen a refrescarse  a calles, plazas y avenidas. Ayer, día 16 de julio la confluencia en torno  a la Plaza de España y Avenida de Anaga de Santa Cruz de Tenerife era singular. Aunque con un muelle carente de barcos en ese día la imaginación de otros no quedó relegada y la fuente se vio inundada de pequeños buques que hicieron las delicias de grandes y no tan grandes. Incluso hasta el “Titanic”  se atrevió a navegar por aquellas aguas tranquilas. Días de julio que acontecen que permanecen en mi memoria. El aire, la brisa del mar y el sonar de las sirenas emergen  entre el vuelo de las gaviotas, bajo las puestas de sol y en la compañía de esos seres a los que las décadas y los días jamás podrán enterrar en los balcones del olvido. Igual que esos barcos deslizándose por aquella bahía del juego y de la ilusión se escurría otra tarde de estío por mi memoria. Nada es pequeño cuando se vive con intensidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s