Atrapando el cielo

La Tierra guarda durante millones de años secretos maravillosos que solo la mayor de las casualidades consigue sacar a la luz”
Bajo la copa de los árboles.

Bajo la copa de los árboles./HANAH VALENTÍN

DSC_0057

Las llanas se cuelgan perezosas./HANAH VALENTÍN

Bajo mi laurel de indias  la  existencia fluye contagiosa. Cuando la lluvia ya se nos muestra revoltosa y convulsa en estos últimos días de octubre es fácil encontrarnos con una de esas maravillas. Bajo él elevo mi mirada al cielo y una bóveda en gris se me antoja como la cúpula de una magnífica catedral de la naturaleza que discurre sobre el techo del mundo. Numerosos  puntos de luz se cuelan entre el follaje de sus mojadas ramas a modo de pentagrama con todos los sonidos de naturaleza. Desde arriba se me lanza esa escalera trenzada de las innumerables lianas que cuelgan perezosas entre la lluvia. Me han invitado a subir a lo más alto. Allí donde podré rozar con mis dedos las numerosas estrellas que vislumbro desde abajo. Mi pies están pegados al suelo y mi cuerpo se apoya a inmenso tronco nudoso de su sabiduría. En la memoria del corazón se instalan esas estrellas que ahora veo. Atrapar el cielo, subir por esa escalera vertiginosa de sus ramas y encontrarme de nuevo  frente a la ventana de un mundo onírico que desde ahora ya he hecho mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s