CUANDO EL ABRAZO SE HACE MAR

DSCF2380

Vivencias aquellas que jamás se borrarán de nuestra mente. Aventuras compartidas junto al mar. El padre enseña y el niño descubre tantas cosas que no sabemos saborear en el ir y venir de la rutina. Encuentros con nosotros mismos hace unas décadas atrás y que ahora conforman esa educción selecta y exclusiva de quienes pueden y han llegado a compartir con hijos y nietos. La roca, la sal, el bullicio de las gaviotas y la brisa que nos rodea. Peldaños andados y otros que comienzan. En esa virginidad de las cosas sencillas, cuyo calado es tan intenso como el abrazo del mar que arrulla esos instantes compartidos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s