ENMUDECER

05012013317.jpg

Quizás no sea el momento para decir que la voz, las palabras son la herramienta más poderosa que posee el ser humano. Tal vez no seamos consciente de ese daño colateral que estamos haciendo a las palabra al intentar callar los deseos de expresión que hacen que la vida sea posible. Estamos metiendo la cabeza debajo del ala como la avestruz noqueando  nuestra mente y envenenado nuestros sentimientos. Qué lejos estamos de las soluciones más relevantes y sencillas. Nos comprometemos a cosas para después no cumplirlas. Somos los infieles cómplices de nuestros propios desvaríos y sentimos siempre que nuestra razón es la que impera. ¿A donde queremos llegar si todo tenemos el mismo tiempo? Con el silencio nada se consigue y con la violencia el miedo a las ideas de los demás nos hace perder hasta el sueño. Es la debilidad de quienes buscan en ella el recurso de su propia incompetencia, creando más problemas sociales que resolviéndolos. Nos hemos metido tan de lleno en ese animal incontrolable que suele terminar siempre atacando a su propio amo. ¿Y qué hacemos al respecto? Las palabras son el arma más efectiva contra la sinrazón del hombre y hay que aprender a utilizarlas porque la vida está llena de sonidos maravillosos que no conocen de raza, de lengua ni de estados sociales y políticos. Que el sonido fluya entre los pueblos porque no existe futuro en un mundo de silencio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s